Moriles

CÓRDOBA, 6 (EUROPA PRESS)

Un total de 23 bodegas y ocho restaurantes participan desde hoy y hasta el próximo día 10 de mayo en la XXVI Cata del Vino Montilla Moriles, que se celebra en la Avenida de los Piconeros. El objetivo de esta cita es divulgar los caldos de la citada zona y fomentar la convivencia ciudadana.

En declaraciones a los periodistas, el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, Manuel Pimentel, señaló que el mundo del vino en Córdoba "está viviendo un momento de estabilización a pesar de la crisis" y destacó el hecho de que la gente joven además "empieza a acercarse al mundo del vino con orgullo".

De este modo, dijo que van a intentar que esta edición "no sea la cata de la crisis y que la gente venga a disfrutar". Señaló que el año que viene tienen intención de acercarla más al centro de la ciudad, y no descarta la posibilidad de ubicarla en el Vial Norte.

Por su lado, el presidente de la Diputación, Francisco Pulido, destacó la importancia de este encuentro para "promocionar uno de los elementos del patrimonio cultural de Córdoba, que no sólo es un elemento de su cultura, sino de desarrollo, que genera cada vez más empleo".

Dijo que es un buen momento para reconocer que es "un elemento que nos distingue, un símbolo de excelencia y calidad", por lo que subrayó la necesidad de hacer un esfuerzo en su comercialización. El alcalde en funciones, Rafael Blanco, también destacó el vino de Montilla-Moriles como una parte importante de la cultura cordobesa, por lo que subrayó que debe estar presente en la candidatura a ser Capital Europea de la Cultura en 2016.

El delegado de Ferias y Festejos del Ayuntamiento, Marcelino Ferrero, ya indicó que espera que "aumente considerablemente el número de visitantes a la cata", ya que el año pasado sólo acudieron 60.000 personas por la lluvia.

En esta edición, la cata está dedicada a Manuel María López Alejandre, secretario del Consejo Regulador de la Denominación de Origen, fundador de este encuentro.