Multa de 6.000 euros al Gobierno cántabro por derivar agua del Pas sin autorización

SANTANDER, 8 (EUROPA PRESS)

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) ha comunicado a la asociación ecologista ARCA la imposición a la Dirección General de Obras Hidráulicas del Gobierno de Cantabria de una multa de 6.010 euros por derivar agua del río Pas sin contar con la preceptiva concesión administrativa de ese Organismo de cuenca.

Esta decisión es consecuencia de la denuncia formulada por ARCA en marzo de 2008, tras conocer que la Dirección General de Obras Hidráulicas promovía un expediente para "legalizar una toma clandestina" de 153 litros por segundo que "se está realizando desde hace una década en la localidad de Carandía", en Piélagos.

Este episodio demuestra, según ha indicado la asociación ecologista en un comunicado, "una vez más" que la política de gestión del agua en Cantabria "ha sido y sigue siendo extraordinariamente negativa para el mantenimiento del recurso y la calidad de los ecosistemas asociados, fundamentalmente los ríos, que se ven todos los veranos a una fuerte sobreexplotación que no respeta en muchas ocasiones los caudales ecológicos".

De entre todos los ríos de Cantabria, ARCA señala que el que sufre una mayor sobreexplotación es el río Pas, debido a que abastece de agua a Santander en unas condiciones "extremadamente ineficientes", hasta el punto de que por las conducciones se pierde el 50% del agua sacada del río.

Como respuesta a esta "precariedad" desde las distintas administraciones se llevó adelante el proyecto de bitrasvase del Ebro, unas obras de "altísimo coste económico y ambiental" que ARCA rechazó desde el primer momento por su "carácter insostenible desde todos los puntos de vista".

"Prueba de que ARCA tenía razón es que el bitrasvase no ha movido todavía ni una sola gota de agua y que la sobreexplotación del Pas sigue adelante con múltiples captaciones como la de Carandía", que se encuentra en estos momentos a la espera de que la CHC resuelva sobre la concesión solicitada por la Dirección General de Obras Hidráulicas.

El bitrasvase, recuerda la asociación ecologista, consiste en una tubería de 35 kilómetros para transferir agua del pantano del Ebro a la cuenca del Cantábrico y se anunció para abastecer a unos 350.000 habitantes de Santander, Torrelavega y sus áreas de influencia. La misma cantidad de agua debería ser devuelta en invierno mediante un "carísimo" sistema de bombeo.

La obra costó 65 millones de euros y está financiada en un 65 por ciento por el Estado, a través de fondos de cohesión, y un 35 por ciento por el Gobierno de Cantabria.