Normalidad durante las primeras horas de huelga general en el País Vasco


Las primeras horas de la huelga general en el País Vasco transcurren “sin incidentes destacables”, según ha anunciado el departamento de interior del Gobierno vasco. Hasta las ocho de la mañana se han registrado escasos incidentes y sólo se ha producido la presencia de algunos piquetes de trabajadores en polígonos industriales y en los lugares de salida de los transportes públicos, han afirmado.

Hasta el momento, la Ertzaintza ha detenido a cuatro personas: dos en Vitoria, una en San Sebastián y otra en Vizcaya. Según ha informado el departamento vasco de Interior, la primera detención se ha registrado a la 01:00 horas en la calle Nieves Cano de Vitoria, donde agentes de la Ertzaintza han interceptado a un joven cuando supuestamente sellaba con silicona las cerraduras de un instituto. También han arrestado en la capital vasca a un varón que trataba de impedir el paso de trabajadores a “El Corte Inglés” y el paso de camiones al muelle de descarga

En San Sebastián, hacia las 07:00, los agentes de la policía vasca han detenido por un presunto delito de desobediencia a un hombre que pertenecía a un piquete y que impedía la salida de los autobuses urbanos. Una tercera persona ha sido detenida en el municipio vizcaíno de Trapaga, por agredir a agentes de la Ertzaintza.

FEVE interrumpe su servicio

A estos arrestos, esta mañana se han sumado algunos sabotajes en las líneas de tren. El primer incidente ha ocurrido en Portugalete, en la línea de cercanías de Renfe que une Bilbao con la Margen Izquierda, donde desconocidos han arrojado una cadena sobre la catenaria, problema que ya está solucionado aunque ha afectado a la circulación de trenes.

También se ha registrado un corte intencionado de los contrapesos de la catenaria en la línea de FEVE de Bilbao a la comarca de Las Encartaciones, concretamente entre Zalla y Balmaseda, y otro sabotaje similar en la línea de RENFE a la altura de la localidad alavesa de Pobes. En ambos casos, la circulación de trenes se ha reanudado con unidades no eléctricas.

El departamento de Interior ha destacado que, al margen de esos incidentes puntuales, en esta jornada de huelga, “continúa la normalidad en el acceso a los centros de trabajo y a los centros escolares, mientras que las vías de comunicación y los transportes públicos no se están viendo afectados por incidentes de relevancia”.

El sindicato nacionalista ELA, convocante de la huelga, considera “altamente positivo” y “satisfactorio” el seguimiento inicial de la huelga. El responsable de Comunicación de la organización, Patxi Agirrezabala, ha indicado que en el sector industrial “se han cumplido las expectativas en centenares de empresas” desde primeras horas de la mañana. De momento, y debido a los diferentes horarios de trabajo, ha señalado que carecen de datos sobre el sector público y privado. El otro sindicato convocante, LAB, ha afirmado también que el seguimiento del paro es “amplio” y “mayoritario”.

Movilización contra de la crisis

Apoyada por los partidos nacionalistas, con la excepción del PNV, la huelga general se lleva a cabo apenas transcurridas dos semanas de la toma de posesión del nuevo Gobierno vasco, presidido por el socialista Patxi López. Los convocantes han insistido desde el principio en que el llamamiento se hubiera efectuado de igual manera si otro partido hubiese conformado el Gobierno vasco.

El rechazo a la “tremenda” destrucción de empleo existente, la crítica a las políticas públicas practicadas y la denuncia del “chantaje” patronal en la actual coyuntura de crisis son los argumentos esgrimidos por ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE e Hiru para convocar en el País Vasco y Navarra esta huelga general, que rechazan CCOO y UGT.

La convocatoria de ELA, LAB y otros sindicatos nacionalistas ha recibido, entre otros, el apoyo de representantes de la izquierda abertzale. Para el ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi, esta huelga sirve para hacer visible la nueva apuesta política de la izquierda abertzale por “liderar” una “mayoría” independentista, según ha llegado a manifestar.

Aralar también se ha adherido al llamamiento “en favor de los derechos de los trabajadores”, al igual que ha hecho Eusko Alkartasuna, pese a que este partido gestionaba el departamento de Empleo del Gobierno vasco cuando se anunció la convocatoria. Ezker Batua, por su parte, ha dejado al criterio de sus afiliados secundarla o no.

El PNV considera que la huelga no está justificada

La convocatoria ha recibido críticas, entre otros, de los empresarios vascos. La patronal vasca Confebask la ha considerado “extralaboral, anacrónica e irresponsable” en un momento de una coyuntura económica especialmente delicada.

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha opinado, que no está justificada y ha mostrado su preocupación por el “cariz político” que en su opinión tiene esta convocatoria, al tiempo que ha insistido en que “ni las circunstancias actuales, ni la manera en la que se anunció, ni los objetivos por los que se dice que se convoca” justifican para el PNV la huelga.