Pardo afirma que "no hay más política que la del esfuerzo común" ante la crisis económica en la región

TOLEDO, 31 (EUROPA PRESS)

El presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Francisco Pardo, señaló hoy que la región ha generado en estos años capacidad colectiva para tomar decisiones mediante el acuerdo y el diálogo, por lo que "no hay más política que la del esfuerzo común cuando la codicia de unos pocos en un mundo de unos muchos, ha provocado un deterioro de la economía que se ha dejado sentir en Castilla-La Mancha y en el mundo".

Con motivo de su intervención en el acto de institucional con motivo del Día de la Región, Pardo dijo es "necesario desterrar los enfrentamientos que minan la unidad" ante la actual situación económica ya que la región "nunca se ha agachado ni ha vuelto la cabeza" ante los problemas.

"No estamos dispuestos a admitir que, pese a las dificultades, no somos capaces de ganar un futuro mejor", aseguró Pardo, quien añadió que "en este momento, las instituciones de las que nos hemos dotado están al lado de los ciudadanos tomando medidas para ayudar en los infortunios personales y sacar adelante el proyecto colectivo con el dialogo".

Asimismo, apuntó que en la región "todos somos necesarios y con perseverancia saldremos adelante, se trata de arrimar el hombro ahora para que los que están parados encuentren trabajo, para garantizar la subida de las pensiones, que los que estén pagando una casa continúen haciéndolo, o para mantener el sistema sanitario y actividad económica", argumentó.

En este sentido, manifestó que "esta crisis nos pone a prueba y no debe impedir que no creamos en un tiempo mejor. Agitemos el pesimismo, nuestra identidad como pueblo y la seguridad de que Castilla-La Mancha es tierra de futuro, porque entre todos hemos hecho una región fuerte y entre todos impulsaremos una región con un mejor mañana", apostilló.

De otro lado, Pardo recordó que el 31 de mayo de 1983 todos los hombres y mujeres de Castilla-La Mancha "comenzaron ha hacer historia y futuro con las palabras, los gestos, el trabajo duro, alzando la cabeza, rechazando los límites, confiando en nosotros mismos, y con los pies en la tierra y nuestro corazón en esta sociedad de gente buena en la que nos hacemos parte", apuntó.

Finalmente, apeló a este hecho e invitó a que si alguien duda de la fuerza de Castilla-La Mancha mire a los dos millones de castellano-manchegos, "esa es nuestra fuerza capaz de superar recelos y crisis, somos una comunidad joven que hemos creado una seña de identidad propia y compartimos el orgullo de ser de Castilla-La Mancha", concluyó.