Personal de la Diputación trata de conducir hacia el mar al delfín que esta mañana llegó hasta Bilbao

BILBAO, 22 (EUROPA PRESS)

Personal de la Diputación foral de Bizkaia del servicio Base Gorria, especializado en el rescate de animales, en colaboración puntual con sendos dispositivos de Bomberos y de Cruz Roja, tratan de hacer llegar hasta mar abierto al delfín que esta mañana fue avistado a la altura del puente de San Antón de Bilbao.

Según informaron desde la Diputación vizcaína a Europa Press, los veterinarios adscritos a Base Gorria no han apreciado ningún daño en el animal, por lo que estiman que puede llegar a la desembocadura de la Ría por sus propios fuerzas y no se hace necesario someterle al "estrés" de una captura para su posterior traslado.

El delfín apareció ayer por la tarde en la Ría del Nervión a la altura de Erandio, pero no fue hasta esta mañana cuando se iniciaron las tareas para llevarle hasta aguas abiertas, una vez que ya había llegado a la capital vizcaína.

Un policía municipal dio aviso a los bomberos, que acudieron los primeros al citado Puente de San Antón en una lancha. Poco después se acercaron a este punto de la Ría los integrantes de Base Gorria del Departamento foral de Agricultura.

Entre los integrantes de este grupo de la Diputación se incluían varios veterinarios, en previsión de que el delfín estuviera herido y fuera preciso trasladarlo al Centro de Recuperación de Animales de Gorliz, medida que no fue necesaria porque el animal "está bien, es capaz de alimentarse sólo y puede sobrevivir" por sus propios medios.

Sobre la razón de su llegada hasta las aguas de la Ría en Bilbao, los veterinarios indicaron que el delfín es un ejemplar juvenil que "quizá se ha perdido o desorientado, o se ha alejado de su madre".

Las tareas de acompañamiento hasta la desembocadura del Nervión se vieron interrumpidas a la altura de Zorrozaurre en Bilbao, donde el animal se entretuvo. Las previsiones de Base Gorria son que el delfín pueda llegar al mar esta tarde, pero siempre dependiendo de que se deje conducir y no vuelva a pararse en otros lugares.