Pimem se opone a las ayudas para la compra de un coche y considera un "despropósito" que el Govern se plantee otorgarlas

PALMA DE MALLORCA, 16 (EUROPA PRESS)

Industria-Pimem se opuso hoy a las ayudas para la compra de un coche que se pondrán en marcha el próximo lunes (500 euros el Ejecutivo central y 1.000 euros los concesionarios), porque suponen una "discriminación positiva" destinada a las empresas de automoción y, por tanto, consideró un "depropósito" que el Govern se plantee otorgar los 500 euros que, en un principio, debería dar cada Comunidad Autónoma, en virtud de la propuesta lanzada esta semana por Zapatero en el Debate del Estado de la Nación.

En un comunicado, Pimem estimó que no existe "ninguna excusa razonable o plausible" que justifique la aprobación de este tipo de ayudas ya que, a su juicio, suponen una "contradicción fragante" con las políticas de movilidad que "supuestamente pretende impulsar el Govern", así como una "desafortunada discriminación hacia otros sectores industriales".

Además, añadió que también rechaza estas ayudas, debido a que ya existen subvenciones con esta misma finalidad, que aporta el Gobierno Central por un importe que se eleva a 500 euros, "y de las que ya se beneficia el sector de la automoción", mientras que los compradores "también son beneficiarios de otros 1.000 euros que reciben del sector de la automoción, por lo que el total de las ayudas que perciben asciende a 1.500 euros".

Por el contrario, criticó que otros sectores industriales carecen de ningún apoyo de la administración para hacer frente a la crisis económica. Por otro lado, añadió que se opone a las citadas ayudas, porque implicarán fomentar el uso del vehículo privado, "en detrimento de otros medios de transporte más sostenibles, como la motocicleta o el transporte público".

"Una sostenibilidad que en nuestro caso y debido a nuestra condición insular, es un objetivo necesario, ya que la masificación del coche en Mallorca está demostrado que conlleva un grave impacto medioambiental", remarcó Industria-Pimem. En este sentido, insistió en que esta medida de ayudar a la compra de un vehículo es "totalmente contraria" a las políticas de movilidad que, "supuestamente, defiende el Govern, a través de actuaciones como el desarrollo de trazados de carril bici o las inversiones para mejorar la flota de vehículos destinados al transporte público".

Además, recordó que otros sectores, como las empresas que comercializan o las que realizan reparaciones de vehículos y de motos, "carecen de ninguna ayuda hasta la fecha de la que se puedan beneficiar sus clientes", a pesar de que las pequeñas y medianas empresas industriales tienen "graves problemas para hacer frente a la actual coyuntura económica".

Un ejemplo de ello, según apuntó, es la "dificultad" que tienen para obtener créditos que les permitan garantizar la pervivencia de su actividad", lo que, según advirtió, implica un "apremiante peligro de destrucción de más puestos de trabajo, tanto de asalariados como de autónomos".

Por tanto, Pimen remarcó que cualquier nuevo recurso económico que pueda aportar el Govern "siempre estará mejor invertido en acciones cuyo beneficio redunde en el bien general y no en ayudas de carácter individual".

LA "FALTA DE CRITERIO" DEL GOVERN

Por otra parte, consideró que el argumento del Govern de supeditar la instauración de estas ayudas directas a la compra de coches a la clarificación del modelo de financiación autonómico denota una "preocupante falta de criterio" a la hora de fijar prioridades para destinar los recursos de los que dispone o dispondrá en un futuro cuando reciba los fondos del Ejecutivo Central.

Por esta razón, esta patronal instó al Govern de Francesc Antich a pedir el consejo de los agentes sociales, que representan los intereses de los sectores industriales de Mallorca, con el objetivo de "fijar qué tipo de inversiones son, en estos momentos, más urgentes e imprescindibles para hacer frente al cierre de más empresas y, consecuentemente, evitar más destrucción de empleo en Mallorca".

El Govern ha aplazado hasta la próxima semana su decisión sobre si se suma al plan de ayudas de 500 euros destinadas a promover la adquisición de vehículos, ya que tiene que estudiar las posibilidades económicas con las que cuenta para poder hacer frente a esta medida, anunciada por el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, teniendo en cuenta que no estaba contemplada en los Presupuestos de la Comunidad Autónoma para este año.

La portavoz del Ejecutivo, Joana Barceló, manifestó ayer que "de entrada", el Ejecutivo autonómico no rechaza sumarse a esta iniciativa, a diferencia de lo que ya han hecho Cataluña, la Comunidad de Madrid y el País Vasco, si bien insistió en que se deben estudiar las condiciones y la posible participación de Baleares.