programa de EMT no se firmó por la "discriminación" del Gobierno a la ciudad

VALENCIA, 20 (EUROPA PRESS)

El concejal de Circulación y Transportes en el Ayuntamiento de Valencia y presidente de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), Alfonso Novo, aseguró hoy que el contrato-programa que podría haber aportado unos 260.000 euros a esta compañía no se firmó por "la clara discriminación contra Valencia que practica el Gobierno central", según informaron en un comunicado fuentes del gobierno municipal.

Novo señaló que la "causa principal" de no haberse acogido a esta medida es que el Ejecutivo central "no quiere aportar a Valencia la cuantía que le corresponde a tenor de lo firmado con Madrid y Barcelona", por lo que los valencianos han de exigir "lo que nos corresponde y un trato igualitario", afirmó.

El responsable municipal respondió de este modo a las afirmaciones realizadas hoy por el concejal socialista Juan Ferrer, que reclamó al Ayuntamiento que ingrese 38 millones de euros en la EMT para paliar la situación de fondos propios negativos que registra la compañía y evitar su disolución.

Ferrer consideró que "no dar solución" a la situación financiera de esta empresa se hace "para poder privatizarla a partir del 31 de diciembre de 2014". Igualmente, dijo que si la EMT se hubiese acogido al contrato-programa ofrecido por el Gobierno, hubiera recibido más de 260.000 euros.

A este respecto, Alfonso Novo manifestó que "en lugar de hacer cábalas en torno a 2015 o, por qué no, 2018, el PSPV debería empujar en la misma dirección para que el Gobierno central reconozca al área metropolitana de Valencia las cantidades que proporcionalmente le corresponden en comparación a las de Madrid y Barcelona". Asimismo, el edil popular señaló que, con sus manifestaciones, Ferrer demuestra "que no tiene ni idea de cómo funciona el contrato-programa".

Comentó, en esta línea, que tras la última de las reuniones mantenidas con los responsables de la administración central para incrementar las cantidades a percibir, se les ha remitido un documento de contrato-programa referente sólo a 2009 en el que tanto por parte de la administración autonómica como de la local "se hace un esfuerzo por acercar posiciones con la confianza de que ese mismo ejercicio de buena voluntad se realice por parte de los responsables socialistas del Ministerio de Hacienda".

Indicó que eso debería llevar también a reconocer abiertamente lo que es una realidad, según dijo, que "el transporte público en la ciudad de Valencia está financiado exclusivamente por el Ayuntamiento y por la Generalitat".

CANTIDADES "FALSAS"

"Por ello, lo que tiene que hacer el PSPV es arrimar el hombro y hacer la operación a la inversa, esto es, en lugar de quejarse de las cantidades que dice se han dejado de percibir (y que son falsas), reclamar las cantidades que debería aportar la Administración General del Estado para que, comparativamente la ciudad de Valencia fuera tratada por el Partido Socialista en el Gobierno del Estado de forma proporcional a como se trata a Barcelona y Madrid", apuntó el delegado de Circulación y Transportes.

Explicó también que las pérdidas de la EMT "sólo existen en la imaginación de Ferrer, dado que el Ayuntamiento realiza las aportaciones necesarias para atender las necesidades económicas de la empresa". De igual forma, dijo que "sólo existen en su malintencionado delirio los 192 millones que dice que ha gastado el Ayuntamiento por no obligar a la Generalitat a firmar el contrato-programa".

A este respecto, Novo subrayó que "tal y como lo plantea el Gobierno socialista, en el caso más favorable, la EMT no hubiera recibido más allá de 35 millones de euros adicionales, cantidad absolutamente irrisoria comparada con las que reciben Madrid y Barcelona (187 y 166 millones de euros)". Añadió que "no sabe de dónde se saca Ferrer que la EMT le cuesta al Ayuntamiento 100 millones este año" y consideró que ésta es "otra más de sus afirmaciones demagógicas".

Alfonso Novo aseveró que "Ferrer, con sus afirmaciones sobre el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ha dejado clara cuál era la única intención de su rueda de prensa", según apuntó, "aprovechar el día en que Camps debía comparecer ante el juzgado para defender su honorabilidad, demostrando con esta actitud su mal gusto y su escasa categoría, acorde con toda la campaña que se viene orquestando desde su partido", censuró.