PSM supedita la normalización de las relaciones institucionales al fin del boicot a Castro y al cese de Trabada

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

La portavoz del grupo socialista en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, pidió hoy al Partido Popular de Esperanza Aguirre un "gesto" para poder recuperar cierta normalización en la relación institucional, que especificó como establecer un respeto al PSOE y al grupo parlamentario, la finalización del boicot del PP contra el presidente de la Federación de Municipios y Provincias y alcalde de Getafe, Pedro Castro, y "por el cese, con carácter inmediato", del director de Infraestructuras, Jesús Trabada.

En declaraciones a los medios, Menéndez subrayó a este respecto que cualquier normalización pasará por la destitución de Trabada por haber sido "ejemplo de una auténtica vulneración de la cooperación y lealtad institucional", pues esta semana dijo que Castro estaba "castigado" sin Metro a El Casar por llamar "tonto de los cojones a los populares".

La portavoz socialista, que reveló que el secretario general del PSM, Tomás Gómez, llamó ayer a la presidenta regional para intentar un acercamiento de cara a los actos del 2 de mayo, destacó que Aguirre "debe hacer una reflexión muy seria, porque no controla a su Consejo de Gobierno, de manera evidente, y porque cuando se hace una propuesta de intento de normalización, sale el portavoz y vicepresidente, Ignacio González, rompiendo y haciendo saltar por los aires cualquier posibilidad de normalización de esta presencia institucional".

Menéndez hacía referencia así a las declaraciones de González en las que acusó a Gómez de "hacer el ridículo" tras "patear el trasero a las víctimas"

Así, reconoció que el intento de los socialistas "de normalizar cierta relación institucional pasa por el respeto institucional a los grupos parlamentarios, al Partido Socialista, a los respresentates de los ciudadanos, el cese del boicot a Castro y el cese del director de Mintra, ejemplo de sectarismo, falta de lealtad institucional y de falta de cooperación institucional", insistió.

"Me gustaría decir, a quien tanto se escandaliza por la ausencia del PSM (no de nuestras obligaciones institucionales que cumplimos puntualmente) que el respeto institucional tiene que ser en una doble dirección. No tiene que ser una relación de súbditos, sino la que hay afortunadamente en el siglo XXI, de ciudadanía y de derechos políticos", reflexionó.

No obstante, no se mostró "demasiado optimista" porque "la mejor prueba de que no tienen ninguna voluntad de ello son las declaraciones de González". "Hubo una conversación para restablecer cierto clima en la Comunidad pero, sin embargo, todos sois testigos de las declaraciones del vicepresidente; al que Aguirre o no le ha explicado cuál era el objetivo que tenía, o cada uno en este Gobierno hace la guerra por su cuenta, cuestión también bastante probable", lamentó.

Por su parte, el portavoz popular, David Pérez, reclamó al PSOE "retornar a la normalidad parlamentaria", porque a su juicio "no puede ser que el primer partido de la oposición se comporte al margen de la normalidad institucional, no puede ser boicotee un pleno y se ausente, porque su deber es estar ahí defendiendo el interés de los ciudadanos".

Tampoco puede ser, dijo, "que boicotee un acto como el del 11-M y que boicotee un acto de todos los madrileños como es el del 2 de mayo". "Por ese camino no van a ningún lado. Con Gómez, el PSOE es cada vez más alternativo y menos alternativa porque a lo que se dedica es a la agitación. Creo que están desorientados. Es necesario y urgente, por el bien de la concordia que tiene que existir en la política madrileña, que haya una reflexión en el partido socialista sobre las decisiones que se están tomando, todas tendentes a tensionar", manifestó.