PSOE está dispuesto a recurrir judicialmente la decisión de Botella de reestructurar las estaciones de control de la contaminación

IU, por su parte, critica que las nuevas estaciones se ubiquen en zonas como Faunia o el Juan Carlos I, donde sólo se registrarán "los cantos de los pájaros"

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, afirmó que su formación está dispuesta a "recurrir, tanto administrativa como judicialmente", la decisión de la delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, de reestructurar las estaciones de control de la contaminación atmosférica.

"Veremos qué legislación ampara ese cambio de ubicación pero estamos dispuestos a recurrir, tanto administrativa como judicialmente, porque no es posible que cuando las estaciones dan índices de polución altos la medida del Ayuntamiento sea cambiarlas", explicó Lucas.

El Grupo Municipal Socialista en Madrid denunció días atrás que el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento proyecta reestructurar las estaciones de control de la contaminación atmosférica "haciendo desaparecer quince de las 27 que existen en la actualidad" y trasladando otras a lugares alejadas del tráfico para que no puedan medir la contaminación, por lo que tan sólo ocho puntos medirán los contaminantes de los coches y habrá una "reducción drástica" de las que controlan las partículas en suspensión (PM10).

El portavoz socialista de Medio Ambiente, Pedro Santín, denunció que la reestructuración supondrá la "eliminación y retirada de las estaciones del Paseo de Recoletos, glorieta de Carlos V, Luca de Tena, Paseo de Extremadura, Plaza del Doctor Marañón, Marqués de Salamanca, Manuel Becerra, General Ricardos, Isaac Peral, Alcalá, Paseo de los Pontones, Plaza de Castilla, Villaverde, Urbanización Embajada y Santa Eugenia". Además, las doce estaciones que permanecen son "las que registran niveles más bajos de contaminantes.

Lucas añadió que el Gobierno municipal "no hace nada" por solventar los problemas de contaminación de la ciudad ya que la única medida adoptada ha sido la "extravagancia" de Ana Botella de cambiar las ubicaciones.

LA "INDIGNACIÓN" DE IU

Por su parte, la portavoz de IU del área de Medio Ambiente, Raquel López, mostró hoy su "indignación" por la supresión de una quincena de estaciones de medición, "justo las que registran una mayor contaminación", como la del paseo de Extremadura, la de Recoletos o la de la plaza Luca de Tena.

Estos "puntos negros" de la ciudad son sustituidos por otros emplazamientos en los que se ubicarán estaciones como Faunia, el parque Juan Carlos I o Tres Olivos, en las que ahora "sólo se registrarán los cantos de los pájaros", destacó irónicamente.