Rajoy adopta un estilo excesivo y mordaz con un único objetivo: autojustificarse

  • Mariano Rajoy ha escogido una estrategia hostil en el debate con los ojos puestos en las próximas elecciones.

  • Según los analistas políticos consultados por lainformacion.com, el presidente en funciones ha descuidado a los votantes que podrían volver al PP.

Rajoy desprecia con ironía la candidatura de Sánchez, al que acusa de haber engañado al Rey

Rajoy desprecia con ironía la candidatura de Sánchez, al que acusa de haber engañado al Rey

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha pronunciado uno de los discursos más irónicos de los últimos tiempos. Ha bromeado al comparar el acuerdo entre Ciudadanos y PSOE con el Tratado de los Toros de Guisando (siglo XV), algo que ha sido ampliamente celebrado desde su bancada con carcajadas y aplausos.

Para los analistas consultados por lainformacion.com, Rajoy ha equivocado su estrategia. Ha olvidado que tenía la obligación de intentar la conformación de un Gobierno y que ni siquiera lo ha intentado. Lejos de intentar reconstruir las relaciones con Ciudadanos o el Partido Socialista, ha planteado todo tipo de objeciones para futuras negociaciones.

"Ha estado muy bronco, un poco chusco a veces, tirando de sorna, y le ha faltado sutileza para manejar la ironía", valora David Redolí, Presidente de la Asociación de Comunicación Política. "En momentos su ironía, más que parlamentaria, parecía más propia de un casino provincial".

Según Redolí, el presidente no ha acertado escudándose en que no tenía los suficientes votos para buscar un respaldo en el Parlamento, "porque lo mismo podía haber dicho Pedro Sánchez," y no lo ha hecho.

Pensando en sí mismo

Ante la pregunta de cuál era el destinatario final de las palabras de Rajoy, Redolí duda que tenga sus ojos puestos en los votantes del PP que se han marchado a Ciudadanos. Ni siquiera en los simpatizantes del Partido Popular, en la propia militancia o en los propios diputados, sino en su propia posición política. Ha sido un "intento de autojustificarse", algo que al presidente de los comunicadores políticos le parece "desconcertante", pues con esta manera de proceder Rajoy solo estaba confirmando su aislamiento político. "Tal y como están las cosas, tiene muy difícil actuar en el futuro".

Sin embargo, Rajoy sí que provocó un efecto unificador en su bancada, que mejoró su ánimo al ver un a su líder defendiendo con uñas y dientes el legado político de la última legislatura.

Similar opinión expresa Rafael Cruz, profesor de la Facultad de Políticas de la Universidad Complutense y experto en movimientos sociales y políticos, quien ha visto a un Rajoy claramente situado "en la línea de repetir las elecciones". De ahí que haya pronunciado un discurso "de cara a la opinión pública" más que a los diputados que pueden facilitar un acuerdo de gobierno.

"El objetivo de Rajoy ha sido desmarcarse del PSOE y de Ciudadanos y hacer bueno su discurso de siempre, pero lo que ha conseguido es marchitar la posibilidad de una gran coalición", afirma Cruz.

Un contexto político muy cambiante

¿Y a quién puede beneficiar electoral esta actitud?

Los momentos políticos son muy cambiantes, y pueden variar en función de las circunstancias y las novedades que se vayan conociendo en los próximos días y las próximas semanas, recuerda David Redolí.

El hecho de que se acerquen las segundas elecciones en menos de seis meses hace más probable un castigo a quienes no han trabajado para impedirlas, esto es, a Podemos y Partido Popular, según comenta Rafael Cruz.

"Los ciudadanos valorarán el intento que han llevado a cabo PSOE y Ciudadanos", prevé. Una prueba es el referéndum realizado por el PSOE, que han contestado afirmativamente a una pregunta ambigua, que daba amplia libertad de acción a Pedro Sánchez: "El PSOE ha alcanzado y propuesto acuerdos con distintas fuerzas políticas para apoyar la investidura de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno. ¿Respaldas estos acuerdos para conformar un gobierno progresista y reformista?".

Para el periodista Graciano Palomo, gran conocedor de la historia de la Derecha española, Rajoy hizo "un discurso muy enfocado para entrener pero poco eficaz para convencer. Si Rajoy cree que va a obtener un mejor resultado en junio con este discurso, se está equivocando".

Para Palomo, Rajoy ha cometido un error tratando de dejar en ridículo a Pedro Sánchez. "Se ha equivocado, está fuera de estrategia. Su discurso solo es eficaz para generar aplauso entre los suyos. La gente ya no perdona a un PP burlón y arrogante".

También el peso de los casos de corrupción puede pasar factura al PP, cuyos votantes tienen ahora una opción de centro como Ciudadanos para respaldar en las próximas elecciones, como ya lo hicieron más de tres millones de electores el pasado 20D.