Rambla pide a la UE "acciones contundentes" para "mitigar" los efectos negativos de la crisis en el sector del automóvil

VALENCIA, 22 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente del Consell y conseller de Presidencia, Vicente Rambla, reclamó hoy a en Bruselas "acciones contundentes" de la Unión Europea para "mitigar" los "efectos negativos" de la crisis en el sector del automóvil, ya que es uno de los sectores "más importantes" para el desarrollo económico de la Comunitat, pues es el segundo en generación de riqueza de esta autonomía y el mayor sector inversor, con 369 millones de euros anuales y 25.000 empleados, según informaron fuentes de la Generalitat en un comunicado.

Rambla realizó estas declaraciones durante su segundo día de agenda institucional en Bruselas, que le llevó por diferentes instituciones para defender los sectores estratégicos de la Comunitat Valenciana, como el azulejo, el automovilístico o el agroalimentario.

Respecto al automóvil, aseguró que este sector tiene "gran importancia" en el PIB de la Comunitat, por eso consideró "necesario" que España y la Unión Europea se planteen "políticas coherentes y unitarias en defensa de este sector", resaltó.

Para Rambla, "en España falta un planteamiento único para el conjunto de las regiones del país, que sea liderado por el Gobierno central y que sea capaz de hacer frente a la crisis del sector tanto desde la vía del fabricante con nueva financiación y capacidad tecnológica que necesita el sector, así como desde la vía de la financiación a la demanda del que tiene que adquirir un vehículo".

Asimismo, denunció que en la automoción "lo que no se puede hacer es que 17 comunidades autónomas hagan la guerra por su lado, generando desequilibrios en el conjunto de España", sino que, a su juicio, hay que asumir "una política nacional en defensa de un sector fundamental que genera puestos de trabajo y riqueza". En este, lamentó que "se esté dando antes cuenta Europa de la importancia de este sector que España liderando unas políticas nacionales como debe ser".

La Comunitat Valenciana cuenta con una de las mayores plantas automovilísticas, que supone cerca del tres por ciento del PIB, con 7.255 empleados. Unos datos que ponen de manifiesto la "vital importancia" de este sector para la economía valenciana y que la hacen "especialmente sensible" a las dificultades económicas actuales, advirtió Rambla.

Además, destacó la participación del Consell en el Intergrupo Crisis de la Automoción del Comité de las Regiones, un grupo del que forman parte 17 regiones europeas con industria automovilística y que busca "responder con rapidez a la crisis económica". De este modo, consideró "necesario" el apoyo "más decidido" de las instituciones y del Gobierno central, que, en su opinión, "es responsable de cerca de 12 millones de puestos de trabajo en toda la UE".

También señaló que todas las administraciones e instituciones deben ir "en la misma dirección" para lograr que la industria automovilística "recupere la senda de crecimiento y repercuta así en la economía de las regiones europeas".

Para ello, propuso, entre otras medidas, planes que supongan la reactivación del crédito, tanto para la devolver liquidez a la industria, como para la reactivación de la demanda de los usuarios y pidió al Ejecutivo socialista "una línea específica de créditos a través del ICO y planes específicos del Banco Europeo de Inversiones que devuelvan confianza al sector".

En este sentido, opinó que el Gobierno "ha respondido tarde y mal a la crisis y sigue sin proponer soluciones a los sectores estratégicos para la Comunitat", al contrario que el Consell, dijo, que "desde el primer momento actuó con medidas contundentes para mitigar los efectos de la actual coyuntura económica".

Al respecto, recordó el "compromiso" de la Generalitat "hacia las necesidades de este importante sector" y aludió a los 16,8 millones de euros que ha invertido la Generalitat en ayudas para la automoción desde el año 2005, así como a las contempladas en los planes de competitividad, que prevén una inversión de 400.000 euros durante este año, a los 200 millones de euros para inyectar liquidez a través de una línea del IVF y a la financiación de proyectos de I+D+i a través del Impiva.