Remar pedirá al Ayuntamiento 300.000 euros por perjuicios al no poder construir su centro en Sevilla Este

SEVILLA, 29 (EUROPA PRESS)

La ONG Rehabilitación de Marginados (Remar) ha anunciado hoy que solicitará al Ayuntamiento de Sevilla el desembolso de 300.000 euros en concepto de daños y perjuicios derivados de la paralización del proyecto de construcción de su sede social en el año 2005 en un solar ubicado entre las calles Flor de Albahaca y Flor de Gitanilla, en la barriada de Sevilla Este, por la oposición vecinal.

El vicepresidente de Remar Andalucía, Francisco de Asís Gómez, explicó a Europa Press que, pese a que el Ayuntamiento se comprometió con el colectivo a dar una compensación económica por la paralización, e incluso llegó a ofrecer terrenos alternativos --se habló de la barriada de Las Letanías--, "nos han tenido un año y medio esperando".

Cuando finalmente Remar pudo reunirse con Urbanismo sobre el particular, Gómez lamentó que "nos torearon al mantener una negativa para darnos un terreno amparándose en la sentencia que imposibilita la cesión de terreno para la mezquita, aunque nosotros no somos una entidad religiosa sino una Organización No Gubernamental".

El conflicto, según recordó el vicepresidente de la sección andaluza de Remar, se retrotrae a la oposición de una plataforma a la construcción de este inmueble, "que era una sede social, y no un centro de rehabilitación, como se dijo en una falacia para tener un punto de apoyo".

"Nosotros lo teníamos todo dentro de la legalidad, pero se levantaron en contra nuestra, y el Ayuntamiento, sabedor de que ello perjudicaría su imagen antes de las elecciones, nos convenció para frenar la obra y que pudiéramos hablar posteriormente", explicó, criticando que se hayan "aprovechado" de Remar.

Por todo ello, Gómez ha hablado con la representación legal del colectivo, tras lo cual aseguró que Remar pedirá, por una vía que aún está pendiente de estudio, una cantidad de 300.000 euros en concepto de "gastos que tuvimos que acometer por parar, o tasas que al final no sirvieron", tal y como la Comunidad Islámica ha hecho con su no nato proyecto de mezquita.