Revilla garantiza que los 77 trabajadores de GFB "van a cobrar" y dice que es un "proyecto fallido" del PP

El PP acusa al Gobierno de "no resolver nada" en este asunto y recalca que hay formas para pagar a la plantilla

SANTANDER, 4 (EUROPA PRESS)

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, garantizó hoy que los 77 trabajadores de la fábrica GFB de Orejo (Marina de Cudeyo), que desde enero no han recibido su salario, "van a cobrar". Además, aseguró que se trata de un "proyecto fallido del PP" porque, según dijo, su puesta en marcha se proyectó inicialmente en Reinosa, hace ya dos legislaturas, cuando el PRC gobernaba en coalición con el Partido Popular, del que dependía entonces la Consejería de Industria.

Sin embargo, esta crítica fue rechazada por la diputada 'popular' María Antonia Cortabitarte, que pidió a Revilla que en vez de hablar de lo ocurrido "hace siete años" se comprometa con los trabajadores, que es "lo que interesa ahora".

El presidente intervino en la sesión plenaria por alusiones cuando los grupos parlamentario debatían una moción del PP en la que se proponía depurar responsabilidades en torno a este proyecto y que el Ejecutivo adopte las medidas necesarias para que los trabajadores cobren sus sueldos, una iniciativa que fue rechazada con los votos en contra del PRC y PSOE.

Revilla, que salió a la tribuna "a poner las cosas claras", se mostró "perplejo" ante la actitud del PP en torno a este asunto. "No he visto una oposición como esta en la vida", manifestó, al tiempo que invitó a los miembros del PP a que se "acomoden" en la oposición, donde van a estar "años".

El líder regionalista recordó que cuando llegó a la Presidencia en 2003 y el Grupo Pujol y Martí dijo que no se podía implantar GFB en Reinosa porque estaba lejos del mar, viajó a Costa Rica para "traer" esta empresa a Cantabria.

FALTA DE LEALTAD

Las palabras de Revilla fueron refrendadas por el diputado del PRC Rafael Pérez Tezanos, quien señaló que GFB "nació" bajo la Presidencia de José Joaquín Martínez Sieso (PP), cuando la fábrica se proyectaba en la capital campurriana y se preveían 400 puestos de trabajo. Por aquel entonces, dijo, "ningún responsable" dejó entrever "la menor duda", aunque reconoció que las cosas "no han caminado" como deseaban.

En cualquier caso, achacó al "problema" de financiación de la yesera al socio privado, pero "nunca" al Gobierno que "siempre ha intentado la mejor salida" para este proyecto, "a pesar de lo retorcido que se iba poniendo el escenario". Por el contrario, recriminó al PP que haya "quemado todas las tracas del mundo" para perjudicar al Gobierno y, "de paso", al proyecto y a los trabajadores.

Pérez Tezanos también acusó a la oposición de falta de "lealtad" con Cantabria, una opinión que compartió el diputado socialista Martín Berriolope, quien subrayó el "compromiso" del PSOE y del Gobierno con GFB y con el futuro de sus trabajadores."Que nadie lo dude", aseveró Berriolope, al manifestar el apoyo de su Grupo hacia esta instalación "capaz", según dijo, de generar empleo para "más de 200 trabajadores". "Queremos que la empresa funcione y cree empleo estable y de calidad", apostilló.

Así, rechazó que haya que depurar responsabilidades políticas por "intentar traer" una industria a la región y generar puestos de trabajo en el Arco Sur de la Bahía de Santander, "justo al lado" de donde se ubicará el futuro Centro de Proceso de Datos del banco Santander, que hoy confirmó que este centro se instalará en el área industrial proyectada en Marina y Medio Cudeyo.

Para el parlamentario socialista, las "responsabilidades" hay que pedírselas al socio privado de la fábrica ya que es "ilegalmente imposible" que en un proceso concursal el socio minoritario "imponga" el abono de salarios al socio mayoritario, que "no está cumpliendo los acuerdos" alcanzados desde el pasado mes de febrero.

HAY FORMAS PARA PAGAR

Por su parte, Cotabitarte opinó que el "compromiso" de Berriolope con GFB es "de boquilla" e insistió en que "lo más urgente" es pagar a los trabajadores, algo para lo que "el Gobierno tiene formas", entre las que citó anticipitos y otras soluciones. "Que el Gobierno no puede hacer nada es del todo falso", aseveró.

La diputada 'popular' rechazó asimismo que su partido haya sido "desleal" en relación a la fábrica ya que el "escándalo" de GFB, en la que el Gobierno regional estaba invirtiendo dinero "sin pedir garantías", "dando dinero a manos llenas", y pese a los retrasos para su puesta en marcha, se "descubrió" gracias al PP.

Tras manifestar que el socio costarricense ha realizado un "negocio redondo" en relación a GFB, Cortabitarte aseveró que "una cosa" como lo ocurrido con esta fábrica "sólo puede pasar en un sitio con un Gobierno tan insolvente como el que nos ha tocado a los cántabros".

Lamentó que mientras los socios de Costa Rica "no aparecen por la empresa" y el consejero de Industria, Juan José Sota, "no resuelve nada", Revilla está "en Buenafuente", en alusión a las intervenciones del presidente cántabro en este programa de televisión.

Bajo su punto de vista, la yesera -que nació como el "proyecto estrella" del Gobierno- se ha convertido en una "pesadilla" de la que el Ejecutivo "no sabe cómo salir", pese a que ha invertido 35 millones de euros de "todos los cántabros".