Santander

Los actuales pasos, enmaderados o asfaltados, se sustituirán por otros de tipo Strail, más seguros para personas, vehículos y trenes

SANTANDER, 27 (EUROPA PRESS)

Adif mejorará la seguridad de seis pasos a nivel de Cantabria, situados en la línea férrea Venta de Baños-Santander, mediante la instalación de suelos antideslizantes de caucho. Los trabajos forman parte de un proyecto por el que se mejorarán un total de 30 pasos a nivel de diversas líneas férreas.

Las obras, que cuentan con un presupuesto de adjudicación de 1.914.834 euros y un plazo de ejecución de ocho meses, se enmarcan en el programa de actuaciones de conservación y mejora de la seguridad en la red convencional de ferrocarril incluidas en el Fondo Especial para la Dinamización de la Economía y el Empleo, puesto en marcha por el Gobierno central.

En Cantabria, las mejoras de Adif se centrarán en seis pasos a nivel situados en la línea Venta de Baños-Santander: uno en el municipio de Barnecilla (punto kilométrico 427/102); dos en Los Corrales de Buelna (el de la Iglesia en el p.k. 475/975 y del Cementerio en el p.k. 476/278); uno en el municipio de Caldas (p.k. 480/384), y dos en el municipio de Renedo (p.k. 494/174 y el de la Estación en el p.k. 494/620).

Las obras, según explicó Adif en un comunicado, consistirán en la sustitución de los actuales pasos enmaderados o asfaltados por otros de tipo Strail, que ofrecen mejores condiciones de seguridad para el tránsito de personas, vehículos y trenes. Los trabajos han sido adjudicados a la empresa Electrans, Electro Sistemas Bach.

Adif señaló que la tecnología Strail se basa en estructuras modulares de caucho de alta capacidad antideslizante, incluso en condiciones meteorológicas adversas. Asimismo, cuenta con un "excelente" aislamiento eléctrico y es "muy resistente" a la climatología, por lo que presenta una "gran robustez y durabilidad".

Indicó también que ha puesto en marcha un plan de instalación de esta tecnología (con experiencia contrastada en la red ferroviaria europea) en toda su red convencional tras los "excelentes" resultados obtenidos en los pasos a nivel que actualmente disponen de la misma.

Entre las ventajas, Adif destacó la seguridad de rodadura para vehículos y gran capacidad antideslizante para peatones, con una disminución de incidencias del 30%; reducción del 50% en el tiempo y coste del posterior mantenimiento de vía, dada su construcción mediante módulos practicables, que permiten su montaje de forma rápida y sin precisar maquinaria pesada; prestaciones de adherencia superiores a las obtenidas en carretera; y reducción de contaminación acústica.