Seguidores y detractores de Camps se lanzan gritos e insultos y la Policía se ve obligada a intervenir

VALENCIA, 13 (EUROPA PRESS)

Seguidores y detractores del presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, que hoy declara en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, se concentraron en torno al Palacio de Justicia y protagonizaron un cruce de gritos como "caradura" y "Presidente" que en un momento determinado obligó a la Policía a intervenir para calmar los ánimos.

Desde primera hora en torno al Palacio de Justicia se fueron concentrando personas que sobre las 10.10 horas, momentos después de la hora prevista para la comparecencia de Camps, que ya se encontraba dentro, mantuvieron un cruce de gritos y acusaciones a favor y en contra del presidente.

Un grupo de empezó a sacar globos grandes de la Intersindical Valenciana desde los que intentaron elevar una pancarta en la que se podía leer 'amiguito del alma y las privatizaciones' y portaban palos en los que habían añadido un bigote en alusión al apodo que recibe el consejero de Orange Market, Alvaro Pérez, implicado en la trama.

Cuando el grupo se disponía a desplegar la pancarta, un viandante se acercó corriendo la cogió, y se fue del lugar a toda prisa. Esta actuación provocó aplausos y gritos de ¡president! a favor de Camps y que otros jalearan "caradura, caradura".

A medida que va pasando el tiempo se va concentrando más gente a las puertas del TSJ. Los 'simpatizantes' de Camps se reunen junto al Palacio y entre estos se encuentran los alcaldes de Mislata, Riba-roja y San Antonio de Benageber, Manuel Corredera, Francisco Tarrazona y Eugenio Cañizares, así como el vicepresidente de las Corts, Antonio Clemente. Mientras que los detractores se van agrupando en el jardín de la Glorieta que se encuentra enfrente.

Esta situación provocó diferentes momentos tensos como cuando una persona con blusón negro y senyera (la bandera valenciana) con crespón negro se acercó con un cartel en que se leía "Camps dimite ya" a un grupo de 'simpatizantes' que a su vez replicaron con gritos de "sois cuatro gatos" lo que provocó un enfrentamiento que obligó a la Policía a intervenir para calmar los ánimos.