Segura y en "abrir otra vez" el PHN

ALICANTE, 19 (EUROPA PRESS)

El conseller de Medio Ambiente, José Ramón García Antón, y su homólogo murciano, Antonio Cerdá, insistieron hoy en mantener el trasvase Tajo-Segura, al tiempo que, según el conseller valenciano, sería necesario "abrir otra vez" el Plan Hidrológico Nacional (PHN), ya que hablar de trasvases con el actual Gobierno ya no es "pecado".

García Antón y Cerdá hicieron estas declaraciones antes de participar en una jornada sobre 'Gestión del agua en la Comunitat Valenciana y Murcia', celebrada hoy en Alicante, que ya se celebró en 2008. Según conseller de Medio Ambiente, "esta jornada se repite" porque "un año después la situación es prácticamente la misma", aunque reconoció que ha habido "un cambio de gobierno, en lo que hace referencia, fundamentalmente, al tema del agua".

Actualmente, según dijo, "hoy nos encontramos en una situación, por lo menos de diálogo, en la que se nos escucha y en la que, por lo menos, temas tan importante como los trasvases no son ningún pecado". En su opinión, estos temas "se pueden comentar y yo creo que podremos llegar a algún acuerdo".

En concreto, García Antón argumentó que la desalación "se consolida como proyecto puntual y para una zona determinada "pero se completa el Tajo-Segura de una forma definitiva", con el Júcar-Vinalopó con "agua de calidad" para los regantes y "sobre todo rehabilita el trasvase del Ebro".

Para la Generalitat y para Murcia, el trasvase del Ebro "no es de ninguna manera" un obra "inadmisible", sino "fundamental", "Tal es así, que el propio gobierno aprobó, hace un año en junio, el trasvase del Ebro a Barcelona cuando hubo un problema determinado de posibles restricciones", según el conseller.

García Antón recordó que las obras "estaban adjudicadas pero después se suspendieron porque llovió, pero si es posible ese trasvase para Barcelona por qué no es posible también par la Comunitat Valenciana", se preguntó. Por ello, consideró que "hay que rehacerlo, hay que reconsiderarlo y el PHN tenemos que contemplarlo otra vez".

Por su parte, Antonio Cerdá indicó que e Tajo-Segura es "una infraestructuras que está funcionando desde hace más de 30 años, que soporta más de 147.000 hectáreas de regadío, en el caso concreto de Murcia hay más de 70.000 familias que dependen de él". Defendió además que "precisamente la agricultura es el principal factor que retarda el cambio climático por la absorción de CO2 que se produce"

Para Cerdá, "la eliminación del Tajo-Segura es un gran error" y opinó que ha habido "en España en un tema de reforma de estatutos irracional". Desde su punto de vista, "el agua es un recurso que vertebra un país, es un recurso que sobra en muchas partes y hay que llevarlo allí donde falta".

El consejero murciano insistió además en que es "un recurso con el que hay que estar obligados a gestionarlo de una manera eficaz, racional y social" pero, según destacó, "no eliminando esta infraestructura --el trasvase del Tajo al Segura-- porque esto sería la pérdida de muchas oportunidades, de mucha riqueza, no sólo para Murcia, Alicante o Almería, sino para toda España".