Sistach reclama a los partidos un amplio consenso en la LEC

Defiende el papel de la Iglesia en la vida social y política y las raíces cristianas de Catalunya

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, reclamó hoy a los partidos políticos un amplio consenso en la futura Ley de Educación de Catalunya (LEC) en la tradicional misa de Sant Jordi celebrada en el Palau de la Generalitat, ante la asistencia del presidente José Montilla y de otros representantes de la sociedad política, social y económica catalana.

Sistach defendió el papel de la Iglesia, y puso en relieve los valores cristianos, haciendo referencia a temas de actualidad, como la discusión de la LEC. Defendió la "valoración del derecho de los padres en la educación de sus hijos y la necesidad de que la regulación de la enseñanza sea fruto de un amplio consenso".

Para él, los cristianos ofrecen a la sociedad una antropología que se fundamenta en valores "fundamentales" tales como el don de la vida humana, "desde su concepción a su muerte natural", el don de la familia valorada y apoyada, "sin que se vea suplantada u ofuscada por otras formas o instituciones diversas", y el don del derecho de toda persona a unas condiciones de vida dignas.

En este punto de la homilía se refirió a la crisis, apostando por la "austeridad de vida" y por la solidaridad hacia los que más sufren las consecuencias de las dificultades económicas.

"Los cristianos queremos colaborar en favor de toda la sociedad", argumentó Sistach, que añadió que la voz de la Iglesia sobre la vida familiar, social y política "enriquece" la democracia. "Sin esta voz profética se privaría a la sociedad de una vieja sabiduría que los cristianos hemos recibido desde arriba y que ha estado presente y activa en las raíces de nuestra antropología y nuestra historia", alegó.

Sistach tuvo también palabras para grandes retos de la sociedad, como la inmigración y la globalización. El cardenal arzobispo apostó por tomar conciencia de la propia identidad, a la vez que defendió una acogida "fraternal de los hermanos que han dejado patria, cultura y familia por necesidades materiales". "Sin embargo, la acogida humana y cristiana pide también que seamos fieles a nuestra identidad", que también es capaz de enriquecerse acogiendo a la inmigración, indicó.

Recordó que Catalunya siempre ha sido capaz de "incorporar a su proyecto de pueblo a los que vienen del norte y del sur". "Somos frutos de diversas semillas", apuntó.

También hizo alusión lógicamente a la festividad de Sant Jordi, y destacó que la tradición de la rosa "pone en relieve el valor de la estima y delicadeza hacia la esposa, la madre y las mujeres" en general, "muy conveniente en los tiempos actuales en medio de la violencia de género". También remarcó el valor de la cultura que se pone de manifiesto con la compra y obsequio de libros. Entre los asistentes a la misa de Sant Jordi, por parte del Govern, estaba el conseller de Economía y Finanzas, Antoni Castells; la de Salud, Marina Geli; el de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal; el de Agricultura, Alimentación y Acción Rural, Joaquim Llena, y también el de Innovación, Universidades y Empresa, el republicano Josep Huguet.

También asistió el presidente de CiU, Artur Mas; el portavoz de CiU en el Parlament, Oriol Pujol; la persidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, y la portavoz popular en la Cámara catalana, Dolors Montserrat.