Such considera que la aplicación de la Ley de Costas debe hacerse de forma "razonable y sensata"

VALENCIA, 30 (EUROPA PRESS)

La consellera de Turisme, Angélica Such, destacó hoy que la aplicación de la Ley de Costas debe hacerse de una forma "razonable y sensata, teniendo en cuenta las circunstancias económicas que atravesamos y las peculiaridades de cada uno de los lugares donde estos establecimientos están ubicados". Such realizó estas declaraciones durante su visita al municipio valenciano de La Pobla del Duc, en referencia a la "problemática" sobre la regularización de los restaurantes de primera línea de playa, los llamados chiringuitos, y a la interpretación de la Ley de Costas que mantiene "enfrentados" al sector turístico y el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, según informó la Generalitat en un comunicado.

La consellera de Turisme subrayó que "el uso de este tipo de establecimientos se ha convertido en una costumbre que forma parte de nuestra singularidad, y, por otro lado, en una parte esencial de nuestra oferta turística". Además, añadió que "son muchos los residentes y los turistas que son usuarios de los mismos y a los que se les da un servicio desde hace ya mucho tiempo".

Respecto a la Ley de Costas, Such afirmó que "es evidente que estos establecimientos deben cumplir con los requisitos medioambientales necesarios en beneficio del propio sector turístico y así lo ve y así lo quiere el sector empresarial, aunque esta aplicación debe ser coherente con la necesidades y la demanda social".

En este sentido, incidió en que "no tiene justificación que se haga una aplicación tajante y rigurosa de la ley, cuando no se ha hecho en los ejercicios anteriores y cuando se ha estado permitiendo, año tras año, que esos establecimientos crecieran y se establecieran".

Angélica Such resaltó que la aplicación "restrictiva" de la ley "va a suponer el cierre de establecimientos" y, por lo tanto, que "muchas familias se queden sin ingresos, y que el paro siga creciendo", manifestó.

Para acabar, reclamó que "mientras llegue ese momento, debe haber un apoyo incondicional al sector empresarial, a un sector que quiere cumplir las leyes y los parámetros medioambientales pero, a la vez, seguir ofreciendo un servicio del mayor interés económico y social", concluyó.