Tecnalia y Aernnova desarrollan un software para mejorar el diseño de alas de avión, con un presupuesto de 273.000 euros

BILBAO, 24 (EUROPA PRESS)

Tecnalia y la compañía Aernnova trabajan en el proyecto Icaro para el desarrollo del software MDO, Multidisciplinary Optimización-Optimización Multidisciplinar, destinado a mejorar el diseño de las alas de avión y reducir las principales variables de su construcción, como el coste fabricación o el peso.

Según informó Aeronova, el desarrollo del software, en el que participan cuatro personas del grupo de cálculo y simulación de Tecnalia, cuenta con un presupuesto de 273.000 euros, dentro del presupuesto total del proyecto europeo Cénit Icaro, que asciende a 34 millones de euros.

El objetivo del proyecto Icaro es el desarrollo de nuevas estructuras aeronáuticas en composites eficientes, innovadoras y diferenciadas que cubran los requerimientos exigidos por los futuros programas aeronáuticos.

En este marco, las compañías vascas Tecnalia y Aeronnova desarrollan el software para la mejora del diseño de las alas de los aviones con el que se podrá calcular las temperaturas y los flujos de calor que se producen en las diferentes situaciones en las que el avión puede operar. Entre las situaciones que controlará destacan el "estacionamiento en tierra, fase de ascensión, vuelo de crucero y aterrizaje".

Además, el software comparará las temperaturas y flujos calculados con los máximos y mínimos que la estructura puede soportar y decide si el diseño propuesto es correcto.

La tecnología utilizada en el módulo térmico trabaja con el método de "las diferencias finitas", un sistema numérico de cálculo de temperaturas que tiene en cuenta las propiedades de los materiales, la geometría del ala y las diferentes cargas térmicas que se deben soportar, como la irradiación solar o el calor de los motores.

Desarrollar estructuras de aeronaves resulta "tremendamente complicado", según indicaron desde Aeronova, porque el proceso de diseño de las alas de los aviones debe de solventar factores diversos como las cargas mecánicas, las vibraciones, la aeroelasticidad, la dinámica de fluidos, las temperaturas y la viabilidad o los costes.

El proceso de cálculo se repite numerosas veces, de forma automática, hasta encontrar un diseño válido que minimice las variables de diseño, tales como el peso y el coste.