Tremosa pide que Catalunya sea Sant Jordi y venza al dragón de dos cabezas de PP y PSOE

MANRESA (BARCELONA), 26 (EUROPA PRESS)

El candidato de CiU a las elecciones europeas, Ramon Tremosa, emuló hoy a Sant Jordi y reclamó que Catalunya se erija en el patrón de Catalunya y sea capaz de vencer el 7 de junio al dragón de dos cabezas que encarnan PP y PSOE.

En un mitin en Manresa ante unas 250 personas, identificó a Sant Jordi con Catalunya, y al centralismo español con un dragón de dos cabezas, a lo que el presidente de CiU, Artur Mas, añadió: "Yo creo que el año que viene, nosotros tumbaremos a otro dragón que tiene tres cabezas".

Y es que Tremosa dijo esperar que el 7 de junio se pueda anticipar la "necesaria victoria" de Artur Mas en las próximas elecciones catalanas. "Necesitamos un gran resultado, porque si no, no visualizaremos el cambio que este país necesita", avisó.

Mas se apuntó al carro y aseguró que CiU está en disposición de "darle la vuelta a la situación que se vive en Catalunya", y recuperar el Govern de la Generalitat. Aun así, pidió modestia, humildad y cautela, porque "no hay nada ganado".

Tanto Mas como Tremosa criticaron las campañas de populares y socialistas, y el candidato de CiU constató que se pelean, hacen vídeos "demagógicos" y anuncios "impresentables", intentando marginar a Catalunya y dejarla fuera del mapa.

Sin embargo, vio cierta esperanza en que sólo el 6 por ciento de los catalanes vieran ayer el debate televisivo entre Jaime Mayor Oreja y Juan Fernando López Aguilar. "Eso demuestra que las campañas del miedo comienzan a no funcionar", constató.

Eso sí, advirtió de que si PSOE y PP vuelven a quedar primero y segundo en los comicios, las próximas campañas seguirán siendo igual de pobres, por lo que opinó que sólo si CiU hace un gran resultado, podrá forzar a populares y socialistas a hablar de intereses económicos catalanes.

Pese a las campañas de confrontación, hizo hincapié en varios acuerdos entre PP y PSOE, en Madrid, en el Ayuntamiento de Barcelona y también en Euskadi, donde firmaron un "pacto de salvación nacional" para echar del Gobierno vasco a un tripartito eficiente.

También lamentó el acuerdo que permitió la aprobación de la Ley de Dependencia, que ahora se demuestra un "fracaso". "Esta frivolidad es devastadora y tiene efectos letales, porque aleja a la población de la política", se quejó.

Tampoco ahorró críticas hacia el tripartito, y utilizó para ello un dicho de Sant Benet: "Si el padre abad no es bueno, no hace falta regla. Si es malo, no hay regla que lo salve". Aseguró que esta frase le recuerda al actual Govern y a la crisis económica y política en la que está sumida Catalunya.