UGT califica de "golpe bajo" para las administraciones públicas la retirada de Barceló y CCOO ya "temía" esta situación

PALMA DE MALLORCA, 28 (EUROPA PRESS)

UGT calificó hoy de "golpe bajo" para Ayuntamiento y Govern la retirada del Grup Barceló del proyecto del futuro Palacio de Congresos de Palma y consideró que ello supondrá la "pérdida de credibilidad" de ambas administraciones así como hacia la infraestructura, mientras que CCOO aseguró que ya "temía" esta situación debido a "las dificultades existentes".

En declaraciones a Europa Press, el secretario general de CCOO, Manuel Pelarda, aseveró que "si se ejecuta la amenaza" lanzada desde la empresa, que conllevaría la paralización de las obras de construcción a partir del 5 de junio, habría que analizar el tipo de contrato de los aproximadamente 200 trabajadores de las obras, aunque aseveró que "no puede ser que en momentos como el actual de crisis económica, tengan que ir al desempleo".

Tal y como subrayó, "no hay que olvidar" que este espacio supondrá modificar una zona "muy degradada" y está previsto que se convierta en un "importante" enclave dirigido a atraer un modelo de turismo de congresos, pese a que la paralización de los trabajos de ejecución conllevarán, auguró, la "pérdida de credibilidad" de las administraciones y los agentes implicados en el proyecto.

En su opinión, esta situación deberá llevar a la reflexión "de que los proyectos de interés general no pueden caer en manos de empresas privadas, al tiempo que aseguró desconocer cuál será a partir de ahora "el margen de maniobra del Govern". Por último, recalcó la importancia de "no dejar de cumplir" los plazos previstos para la construcción del Palacio de Congresos y "más en los tiempos que corren".

Por su parte, el secretario general de la Federación de Construcción de CCOO, Rogelio Marín, lamentó que en estos momentos, tras conocerse el anuncio del Grup Barceló, "no haya nada claro" y manifestó que la noticia "nos ha cogido por sorpresa".

No obstante, aseveró que se trata de una situación que "se veía venir" a raíz de "dificultades existentes" después de que sólo quedase el Grup Barceló al frente del proyecto "como garante de la obra". Tras aseverar que la paralización de las obras "será complicado llevarla a cabo", Marín manifestó no creer que los trabajadores pertenecientes a Acciona "vayan a tener problemas".