Un total de tres nuevos centros de Guadalajara reciben la Bandera Verde del programa Ecoescuelas

GUADALAJARA, 26 (EEUROPA PRESS)

Los centros escolares Profesor Domínguez Ortiz, de Azuqueca de Henares; San Antonio Portaceli, de Sigüenza, y Sexma de la Sierra, que agrupa a alumnos de las localidades guadalajareñas de Alcoroches, Alustante, Checa, Orea, Peralejos de las Truchas y Tordesilos, recibieron hoy la Bandera Verde que acredita su trayectoria dentro del programa Ecoescuelas, promovido por la Diputación de Guadalajara y la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC).

Según informó la Diputación en nota de prensa, los distintivos se entregaron en el transcurso del III Encuentro de Ecoescuelas de la provincia, celebrado en la localidad de Corduente en un acto en el que la presidenta de la Diputación, María Antonia Pérez León, destaco el valor de este programa, que empezó en 2004 con cinco centros escolares y suma ya un total de 31 en el curso actual.

La jornada de encuentro reunió a cerca de 200 de asistentes, entre alumnos y profesores de una veintena de centros, responsables del programa, así como alcaldes y concejales de la comarca y de los pueblos donde están localizados los centros participantes.

Durante la jornada se han dado a conocer también los trabajos ganadores de los concursos convocados para diseñar el logotipo y el cartel de este II Encuentro de Ecoescuelas, que han recaído Lucía Segura, Diego Marco y Elena Grandela-Ayora, del CRA José Luis Sampedro, de Poveda de la Sierra, en el caso del cartel, y Epifanio Ávila, del IES Domínguez Ortiz, de Azuqueca, como autor del logotipo.

El Programa Ecoescuelas está coordinado por ADEAC mediante un convenio al que la Diputación de Guadalajara aporta 9.000 euros cada año. Además, dispone de cinco coordinadores de la Agenda 21, ubicados en los centros comarcales, que están a disposición de los centros para cualquier consulta o necesidad.

El objetivo de esta iniciativa es potenciar la educación ambiental en los centros educativos, animando a profesores, padres y, especialmente, alumnos a desarrollar un papel activo en la mejora del medio ambiente local. Las Ecoescuelas trabajan sobre todo en temas básicos como agua, energía y residuos; aunque también abordan otros como consumo responsable, cooperación internacional o comercio justo.