Una auditoría ambiental reta al Ayuntamiento pamplonés a reducir la emisión de gases y facilitar el acceso a la vivienda

El informe señala que en los últimos 10 años ha habido un descenso en el consumo de agua por persona y día de un 16 por ciento

PAMPLONA, 26 (EUROPA PRESS)

La auditoría ambiental realizada en Pamplona en 2008 plantea al Ayuntamiento de la ciudad una serie de retos que debe acometer en los próximos años, entre ellos reducir un 20 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero para 2020, reducir la huella ecológica, aumentar la información disponible y la formación para fomentar una sociedad más participativa y facilitar el acceso a la vivienda.

Así lo señaló hoy en rueda de prensa el concejal delegado de Urbanismo, Vivienda y Desarrollo Sostenible, Juan Luis Sánchez de Muniáin, durante la presentación de las conclusiones de la segunda auditoría de sostenibilidad, que reflejan el incrementado en los últimos 10 años de 14 a 20 m2 por habitante las zonas verdes de la ciudad, la construcción de 50 km de carril-bici o el descenso del consumo de agua por persona y día en un 16 por ciento.

Además de las conclusiones, Muniáin también se refirió a los retos de futuro que plantea esta nueva auditoría, entre ellos reforzar el seguimiento del impacto producido por la actividad municipal en la sostenibilidad local o fomentar el ahorro y la eficiencia energética para reducir el consumo energético de la ciudad un 20 por ciento para 2020.

Asimismo, el informe expone la necesidad de fomentar la reutilización, el reciclaje y la minimización para reducir la cantidad de residuos que produce Pamplona; fomentar la movilidad sostenible, favoreciendo los desplazamientos a pie y en bicicleta y buscando la mejora continua del transporte público, así como "amortiguar los efectos de la crisis económica sobre la economía local y fomentar el empleo y la igualdad de oportunidades en el acceso al mercado de trabajo".

El método para llevar a cabo esta auditoría ha incluido la participación ciudadana a través del Foro de Agenda 21, con la realización de grupos de trabajo y talleres temáticos. Una vez identificados los logros y los retos, el siguiente paso es desarrollar un plan estratégico que recoja actuaciones encaminadas a lograr un desarrollo más sostenible de la ciudad.

Para comenzar en su desarrollo, el Ayuntamiento ya ha organizado tres talleres sectoriales, uno sobre aspectos ambientales, consumo y salud; un segundo centrado en el desarrollo urbano sostenible y movilidad; y el tercero de economía local, empleo y equidad.

LOGROS

Según recordó el concejal, Pamplona ya realizó su primera auditoría en 1999 y con este nuevo estudio "se ha querido analizar la evolución de la ciudad y el cumplimiento de los 10 compromisos suscritos por Pamplona en 2004 al firmar la Carta de Ciudades Europeas hacia la Sostenibilidad".

A este respecto, señaló que el grado de nivel de ejecución de las propuestas del Plan de Acción elaborado en 2000 ha alcanzado, hasta la fecha, el 80 por ciento de lo previsto. Así, durante el último cuatrienio se han identificado 674 acciones o proyectos que ejecutan los 10 compromisos "con una evolución positiva".

En concreto, en estos años ha aumentado la información que la Administración ofrece a los ciudadanos y hay 19 instalaciones de energía solar fotovoltaica nuevas en edificios municipales.

El compromiso de Gestión Municipal hacia la Sostenibilidad "muestra su desarrollo en la creación de la Oficina de Agenda 21 Local y en la Agencia Energética Municipal". En cuanto a los Recursos Naturales Comunes, afirmó que "se ha mejorado la eficiencia del sistema de abastecimiento de agua y se ha recuperado el entorno del río Arga".

En el ámbito de la Planificación y Diseño Urbanístico, los principales avances con relación a este compromiso vienen de la mano de la realización de actuaciones de rehabilitación de viviendas (se han duplicado las actuaciones subvencionadas) o en el aumento de nuevas zonas verdes: en 1998 había 14m2 por habitante mientras que en la actualidad son 20 m2.

Los progresos a favor de una Mejor Movilidad y Reducción del Tráfico, se derivan del fomento de modos de transporte sostenibles a través del Pacto por la Movilidad, el Plan de Ciclabilidad o la peatonalización de calles. Las mejoras en Igualdad y Justicia Social se aprecian en que se desarrollan los servicios básicos en las 11 unidades de barrio y en la puesta en marcha del Servicio de Mediación Intercultural.

Por último, el compromiso de asumir la responsabilidad global para la paz, la justicia, la igualdad, el desarrollo sostenible y la protección del clima "se evidencia en la realización de numerosas actividades encaminadas a la reducción de gases de efecto invernadero".