Valcarce asegura que Madrid es una "ciudad segura" pero aplicará "máxima prudencia para preservar la convivencia"

La Comunidad "es quien mayor responsabilidades tiene en aspectos sociales" en La Cañada, recuerda

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

La delegada del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Amparo Valcarce, aseguró hoy que es consciente de la responsabilidad de su cargo y, aunque la delincuencia es la tercera preocupación de los madrileños detrás del paro y la inmigración, su trabajo irá dirigido a mejorar los índices de seguridad, aunque sentenció que "Madrid es una ciudad segura".

"Para lo que trabajamos es para que los madrileños se sientan seguros. En 2008, el índice de seguridad mejoró un 3,2%. Vamos por muy buen camino", declaró en una entrevista en Telemadrid.

"Tenemos unos cuerpos policiales ejemplares. Su trabajo es excepcional y su formación y especialización hace que Madrid sea una de las capitales más seguras de Europa, por delante de Londres, París o Bruselas", manifestó Valcarce.

La Delegada admitió que a veces las percepciones de los ciudadanos pueden ser de inseguridad, pero explicó que la semana pasada, con los miembros del COI en Madrid, ha tenido la oportunidad de "poner los datos y realidades sobre la mesa". "Aunque ocurre que, ante un hecho puntual de violencia, la percepción individual del ciudadano que lo sufre, cambia. Pero la realidad es otra y todas las instituciones estamos de acuerdo en que Madrid es una ciudad segura", observó.

A su juicio, hay que trabajar en prevención, por aumentar la presencia policial y por que haya coordinación. "Tenemos que preservar la imagen de nuestra ciudad porque es un valor añadido y es uno de los destinos turísticos culturales más importantes. Trabajar por esa imagen positiva es competencia de todos", destacó Valcarce.

En cuanto a los incidentes entre grupos radicales que acabaron con la vida de un joven en un vagón del Metro -cuyas imágenes se han hecho públicas-, Valcarce aclaró que "Madrid es un modelo de convivencia", aunque reconoció: "Es cierto que se ha producido un hecho que nos ha impresionado a todos porque es de violencia extrema".

"Ante esto, tolerancia cero y condenar con firmeza estos hechos. Debemos reflexionar seriamente sobre la importancia de los valores", señaló. La Delegada quiso defender "el derecho constitucional a la manifestación, que hay que ejercer desde el respeto y tolerancia", pero añadió, refiriéndose a que ese día se autorizasen dos manifestaciones en el mismo sitio de grupos radicales enfrentados, que "también hay que evaluar las circunstancias concretas". "Ahí actuaremos con la máxima prudencia para preservar nuestra convivencia, que en Madrid es ejemplar", consideró.

Aseguró, en este sentido, que trabajan para que las manifestaciones -una media de tres al día en Madrid- "supongan el menor inconveniente para los ciudadanos".

Amparo Valcarce habló también de otros temas, como inmigración, y quiso dejar muy claro que "en Madrid se han tomado medidas" y se ha trabajado "mucho y bien por la integración". "Es muy importante separar todo lo que tiene que ver con inmigración de cualquier otra cuestión, porque no es cierto", destacó.

De Las Tablas y San Chinarro, cuyos vecinos están muy preocupados por los robos a comercios y alunizajes, comentó que trabaja "en la prevención, que está dando muy buenos resultados, y en aumentar la presencia policial reforzando los operativos, mañana tarde y noche". "Estudiaremos si conviene poner una comisaría en Las Tablas", dijo.

LA CAÑADA, RESPONSABILIDAD DE LA COMUNIDAD

En cuanto al problema de La Cañada Real, la Delegada del Gobierno hizo hincapié en que todas las partes implicadas, incluida la Delegación, van a poner todo de su parte, pero explicó que "es competencia de la Comunidad de Madrid y de los ayuntamientos afectados, sobre todo de la Comunidad, que es quien mayor responsabilidades tiene en aspectos sociales, puesto que están transferidas las competencias".

"El de La Cañada Real es, principalmente, un problema social, que espero se afronte lo antes posible. Es muy importante que se preserven los derechos de las personas que allí viven, que no estén en la pobreza extrema y que no sufran exclusión social. Hay que garantizar la educación, la sanidad y una vivienda digna", expuso.

Para terminar, la Delegada del Gobierno negó un conflicto institucional por el hecho de que ayer se reuniera con el secretario general del PSM, Tomás Gómez, antes que con la presidenta Esperanza Aguirre. Explicó que le da "una gran importancia al respeto institucional y en una democracia es al Gobierno y a la oposición. Por tanto, respeto institucional a Tomas Gómez y a Esperanza Aguirre", sentenció.