Vecinos del centro advierten de que no aceptarían la vuelta del botellón para lo que acudirían a la vía judicial

MÁLAGA, 31 (EUROPA PRESS)

Los vecinos del centro histórico de Málaga advirtieron de que no aceptarían que el botellón volviera a la plaza de la Merced o que se instalase en el túnel de la Alcabaza, como proponían algunos jóvenes en la encuesta que el Ayuntamiento les envió para conocer su opinión acerca de una nueva ubicación, tras la necesidad de abandonar el Paseo de los Curas debido a las obras del puerto. Precisamente, los residentes afirmaron que si fuera necesario, acudirían a la vía judicial.

La presidenta de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo, María José Soria, dejó claro que, pese a esta oposición, no están en contra de que los jóvenes hagan botellón: "Entendemos que es un hecho cultural y que tienen que tener un sitio donde reunirse, pero debe ser una zona amplia, adaptada y con seguridad, y no donde haya vecinos, que tienen derecho a descansar".

En este sentido, Soria indicó a Europa Press que la vuelta del botellón al centro histórico sería "un paso atrás, congestionarlo más y volver a tener los problemas de ruido de siempre", ante lo que recordó que "nos ampara una ordenanza municipal".

Además, aseguró que "si fuera necesario, acudiríamos a la vía judicial, que es la más rápida y en la que encontraríamos apoyo", en referencia a sentencias que dan la razón a los vecinos en la batalla contra el ruido.

Soria descartó directamente la posibilidad de que el botellón volviese a la plaza de la Merced, pero también la opción propuesta por algunos jóvenes del túnel de la Alcazaba. A su juicio, "sería una locura".

RECINTO FERIAL

Otro de los espacios mencionados por algunos jóvenes fue el recinto ferial de Cortijo de Torres, ante lo que el presiente de la asociación de vecinos 'El Duende', Luis Carlos Velasco, se mostró totalmente en contra.

El representante vecinal apuntó, en este sentido, que "ya tenemos que soportar la Feria de Agosto, con los problemas de ruido, inseguridad, suciedad y deterioro del mobiliario urbano que conlleva".

Otras de las alternativas que propusieron los jóvenes eran la plaza Mitjana, la del Teatro Cervantes, la de la Marina, la explanada de Martiricos donde se ubica el mercadillo, el cauce del río Guadalmedina a la altura del centro, El Ejido o las calles adyacentes al Ayuntamiento.

ELIMINACIÓN

Hubo, incluso, quien directamente planteó su eliminación y la organización por parte del Ayuntamiento de "más conciertos, actos culturales y otras actividades alternativas", así como la disminución del precio de las bebidas en los bares para "poder ir a ellos sin molestar a nadie".

El Área de Juventud del Ayuntamiento de Málaga envió a principios de mayo a jóvenes malagueños un total de 25.000 cuestionarios, dentro del estudio encargado a una empresa para buscar alternativas para el botellón en el Paseo de los Curas. Del total de encuestas, se devolvieron 900 en el plazo fijado, aunque sólo 600 de ellas son válidas.

A través del cuestionario, cuyas conclusiones definitivas se conocerán próximamente, se determinará el perfil del joven que hace botellón, el consumo de alcohol, la frecuencia, cómo se desplaza y nuevos emplazamientos para esta práctica, entre otros aspectos.

Estos parámetros se tendrán en cuenta a la hora de "tomar una decisión, que será política", matizó el director del Área de Juventud, Mario Cortés, sobre un nuevo espacio para beber en la calle, que concite el visto bueno de todos los implicados --jóvenes, empresarios y vecinos--.