Zoido tacha de "lamentable" que el PSOE dirima sus diferencias "a costa de los empleados" de Diego de Riaño

SEVILLA, 8 (EUROPA PRESS)

El portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, tachó hoy de "lamentable" el hecho de que el PSOE municipal dirima sus diferencias internas "a costa de la seguridad y la salud de los trabajadores" con respecto a los empleados del edificio municipal de Diego de Riaño, cuya clausura ha sido decretada por la Junta de Andalucía por los desperfectos detectados.

En declaraciones a los periodistas, Zoido criticó el "desastre" del gobierno de Alfredo Sánchez Monteseirín, y recalcó que si la Junta, como autoridad competente en la materia, ha decidido que hay un riesgo evidente, el inmueble "debe cerrarse".

"Estamos acostumbrados a ver cómo con el gobierno de Monteseirín se avasalla y no se gobierna", indicó el portavoz municipal popular, que instó a "la que se dedica a insultarnos", en referencia a la portavoz municipal de gobierno, la socialista Maribel Montaño, a que "tome medidas y acate lo que ha dicho la autoridad competente".

Zoido concluyó indicando que "aquello hace mucho tiempo que no está en buenas condiciones, y ha tenido que ser la Junta la que venga a decirlo".

La Inspección de Trabajo, coordinada por la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía, ha ordenado hoy la paralización "total" e "inmediata" de la actividad laboral en el edificio, donde se han detectado desperfectos de diversa consideración y que recientemente fue desalojado por fuertes temblores causados por una obra anexa.

Según informaron a Europa Press fuentes sindicales, esta medida se mantendría hasta que no exista una certificación y evaluación concreta de los daños existentes y se lleven a cabo las pertinentes medidas correctoras.

En el día de hoy, y pese a que los trabajadores acudieron a desempeñar su labor en el inmueble --el dictamen reciente del presidente en funciones del Comité de Seguridad y Salud municipal, Joaquín Díaz (PSOE), instaba a la reapertura--, representantes del Comité de Empresa y la Junta de Personal Funcionario informaron a los empleados de la petición de paralización de la actividad elevada por el Comité de Empresa y de la decisión de la Junta, por lo que finalmente no entró nadie, salvo algunos trabajadores de la asesoría jurídica.