El almacenamiento de dióxido de carbono subterráneo lo convierte en roca

En noviembre, entra en vigor el Acuerdo Climático de París para reducir las emisiones globales de carbono y para lograr los objetivos fijados, los expertos dicen que la captura y el almacenamiento de carbono debe ser parte de la solución, por lo que varios proyectos en todo el mundo están tratando de que eso suceda. Un estudio sobre uno de esos esfuerzos, que se detalla en un artículo publicado en la revista 'ACS Environmental Science & Technology Letters', ha encontrado que a lo largo de dos años, el dióxido de carbono (CO2) inyectado en basalto se ha transformado en roca sólida.

Mostrar más

Nuestro Newsletter