Bayer ajustará su capacidad en la división de materiales y fija un presupuesto récord en investigación

DÜSSELDORF (ALEMANIA), 12 (EUROPA PRESS)

El grupo químico y farmacéutico alemán Bayer prevé acometer una reestructuración de su división de materiales MaterialScience, incluyendo reducciones de jornada y la consolidación de centros de producción, para adaptarse de manera adecuada a las tendencias de la industria, según indicó el presidente de la compañía, Werner Wenning.

"Obviamente se producirán algunas reestructuraciones y consolidaciones en la capacidad de producción. Como otras compañías, no hemos logrado escapar a esta tendencia", dijo Wenning ante los accionistas de la empresa reunidos en junta general.

A este respecto, el presidente de Bayer afirmó que las empresas deben reaccionar con rapidez y de manera adecuada a las tendencias económicas y apuntó que la dirección y los empleados de MaterialScience han convenido treducir las horas de trabajo en las plantas alemanas con el objetivo de contribuir a la superación de las dificultades que atraviesa la división, especializada en la producción de plásticos y detergentes.

El sector químico no ha logrado sustraerse al deterioro de la economía, especialmente en la industria automotriz y de la construcción, lo que llevó a la alemana Basf a anunciar el recorte de 2.000 empleos en todo el mundo tras reducir un 68% menos en el primer trimestre, idéntica cifra a la reducción de plantilla anunciada por la estadounidense DuPont.

PRESUPUESTO RÉCORD EN INVESTIGACIÓN.

No obstante, el presidente de Bayer indicó que la compañía planea elevar su presupuesto para investigación correspondiente a 2009 hasta 2.900 millones de euros, el mayor gasto en I+D en la historia de la compañía germana.

"A través de la innovación salvaguardamos el crecimiento, y en consecuencia los empleos y la prosperidad, incluso a pesar de que en la mayoría de las ocasiones pasarán muchos años antes de que los resultados sean visibles", añadió.

Asimismo, el presidente de la multinacional apuntó que la desaceleración económica parece estar tocando suelo y afirmó que se aprecian los "primeros signos de una modesta recuperación de la demanda", aunque admitió que aún no se ha producido una mejoría.

De este modo, Bayer prevé cerrar el ejercicio con una facturación del orden de 32.000 millones de euros, mientras que el endeudamiento financiero neto del grupo podría reducirse un 28%, hasta 10.000 millones de euros.

Por otra parte, Bayer anunció que abonará un dividendo de 1,40 euros por acción, lo que representa un incremento del 3,7% respecto al año anterior y eleva a 1.070 millones de euros los fondos repartidos entre los accionistas del grupo.

Bayer obtuvo un beneficio neto de 425 millones de euros en los tres primeros meses de 2009, lo que supone un 44,2% menos que hace un año. Los resultados de la multinacional con sede en Leverkusen reflejan el impacto de la caída de las ventas en su división de materiales, cuya facturación retrocedió un 34,9%, contrarrestando el crecimiento del 3% en la unidad de salud y del 7,2% en la farmacéutica.