Chambers más veloz que con drogas, Bayer vuela en longitud

  • Turín (Italia), 8 mar (EFE).- El británico Dwain Chambers y el alemán Sebastián Bayer se erigieron en protagonistas en la jornada de clausura de los campeonatos de Europa en pista cubierta, el primero con una medalla de oro que confirma su rapidez sin necesidad de drogas y el segundo con una insólita mejora de 54 centímetros en su marca para batir el récord de Europa de longitud, con 8,71.

Chambers más veloz que con drogas, Bayer vuela en longitud

Chambers más veloz que con drogas, Bayer vuela en longitud

Turín (Italia), 8 mar (EFE).- El británico Dwain Chambers y el alemán Sebastián Bayer se erigieron en protagonistas en la jornada de clausura de los campeonatos de Europa en pista cubierta, el primero con una medalla de oro que confirma su rapidez sin necesidad de drogas y el segundo con una insólita mejora de 54 centímetros en su marca para batir el récord de Europa de longitud, con 8,71.

Veinte años después de que el español Yago Lamela saltara en Maebashi (Japon) 8,56 metros, Bayer, un atleta de 22 años que hasta hoy no había pasado de 8,17 metros, se alargó hasta los 8,71 en su último salto, dejando boquiabierto al personal.

Bayer arrancó ya con un salto que le habría bastado para ganar el oro (8,29), luego descansó tres rondas para recuperar sus castigados abductores, hizo un nulo en la quinta y se despidió con su majestuosa marca de 8,71.

De no pasar la calificación en los Juegos Olímpicos de Pekín, Bayer ha pasado a ser el nuevo campeón y plusmarquista europeo, tras haberse quedado a sólo ocho centímetros del récord mundial del estadounidense Carl Lewis (8,79).

Para Chambers, que ha recibido críticas durísimas en Italia por su relación con las drogas en el pasado, la victoria en la final de 60 metros era una cuestión de honor. En las semifinales, había batido el récord de Europa y con un registro de 6.42 se había quedado a tres centésimas del récord mundial de Maurice Greene.

En la final, le ha bastado una marca de 6.46, la segunda mejor de su vida, para ganar por diez centésimas al ídolo local, el italiano Fabio Cerutti. "Ahora soy más veloz sin drogas", ha dicho el británico, a quien los italianos no terminan de creer.

Rusia volvió a ser una fábrica de medallas y terminó con 13 de oro, más del triple que el segundo equipo en el medallero, Alemania, gracias a las ocho que aportaron sus mujeres y a la del campeón olímpico Yuri Borzakovski en 800.

El Oval Lingotto de Turín supuso una especie de resurrección para el portugués Rui Silva, que batió con un ataque letal en la última vuelta a la escuadra española, acaparadora del podio de 1.500 en la edición anterior.