Miles de personas con trajes medievales celebran este fin de semana la fiesta medieval de las Bodas de Isabel de Segura

TERUEL, 13 (EUROPA PRESS) La capital turolense regresa este fin de semana a Edad Media, con la celebración de la fiesta de las Bodas de Isabel de Segura. Así, la ciudad vuelve al año 1217, en el que transcurrió la Leyenda de los Amantes de Teruel, Diego de Marcilla e Isabel de Segura. Miles de personas ataviadas a la usanza medieval, balcones y fachadas engalanadas, haimas, hogueras en las calles y puestos de mercadillo, Esta mañana, una apenada Isabel de Segura se casó con el señor de Azagra, en el atrio de la Catedral. Toda la ciudad sigue pensando que Diego ha muerto. Eso cambiará mañana porque tras cinco años buscando fortuna, Diego volverá a Teruel para pedirle a Isabel, un beso de amor, que ella le negará por estar casada. Diego morirá y el domingo, en su funeral lo hará Isabel. La edición de las Bodas de Isabel de este año ha contado con la cantante aragonesa, Carmen París, como pregonera. En su pregón, París ha reivindicado "no solo el amor romántico, sino el amor como poderosa energía creadora, lo que realmente es la esencia del ser humano y el pegamento de todo lo creado, como está empezando a demostrar la ciencia a través de la física cuántica y otros interesantes descubrimientos". Según París, "el amor es la energía que expande, abre comprende, permanece, revela, comparte y sana". Por el contrario, el temor otra de las emociones, "contrae, cierra, niega, huye, oculta, acumula y daña". Y es que, aseguró que el amor y el temor son el origen de "todas nuestras motivaciones". Isabel actuó movida por el temor, mientras que Diego que actuó haciendo caso al amor, demostró que al elegir este sentimiento "hacemos más que sobrevivir, más que vencer y más que tener éxito, completamos la gloria de manifestarnos como realmente somos: Amor", señaló la pregonera. Por último, Carmen París reivindicó el "principio femenino" y animó a los ciudadanos del siglo XXI a que se impregnen del amor, a restaurar el olvidado poder femenino y sanar esa herida para caminar juntos con las dos polaridades equilibradas de cada uno". El pregón finalizó con un "¡Viva el amor incondicional!¡Y vivan los corazones entregados!". Las Bodas de Isabel se ha convertido ya en una fiesta cada vez más consolidada. Así se calcula que este año Teruel duplicará su población durante el fin de más. Además, las plazas hoteleras están ocupadas casi al 100 por ciento, y no sólo en la capital sino también en varios kilómetros a la redonda. Esta tarde hay otra cita importante, el desfile de todos grupos participantes en las Bodas, con casi 4.000 personas mostrando sus trajes y enseres. Mañana, se celebrará el torneo medieval, en la Plaza de Toros. Además, este año se mantiene la tradición del Toro Nupcial, por la plaza del Torico y el Tozal. El domingo, se desarrollará el acto final de las Bodas, con la comitiva fúnebre con los dos amantes muertos, la oda a los Amantes, el momento del beso y la Rompida del amor.