Detenido el arrendatario de un coto de Mazarambroz (Toledo) donde fueron hallados 26 cebos envenenados

TOLEDO, 14 (EUROPA PRESS)

El SEPRONA de la Guardia Civil y agentes medioambientales de la Delegación Provincial de Agricultura y Desarrollo Rural han dado por cerrada una investigación con la detención de una persona como presunto autor de delito relativo a la protección de la fauna, al haber sido encontrados en el coto de caza que tenía arrendado en Mazarambroz (Toledo) un total de 26 cebos envenenados.

Las investigaciones se iniciaron el pasado 5 de abril cuando agentes medioambientales, encontraron en un coto del término municipal de Mazarambroz, cuatro cebos supuestamente envenenados, un cadáver de urraca y un cadáver de gato común, informó la Guardia Civil en un comunicado.

Inmediatamente se activó el Protocolo de Actuación en la Lucha contra el Uso Ilegal de Venenos en el Medio Natural, pasando aviso al SEPRONA de la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo, y poniendo en marcha un dispositivo compuesto por componentes del SEPRONA, Agentes Medioambientales de Toledo, y de la Unidad Canina de Albacete.

Mediante este dispositivo se localizan entre los días 6 y 7 de abril, otros 22 cebos de carne envenenada, dos cadáveres de gato doméstico, un cadáver de urraca, dos cadáveres de lirón careto y un cadáver de lagarto ocelado, especie esta última incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas.

Algunos de los cebos se encontraron en el interior de una explotación porcina y cerca de instalaciones y viviendas frecuentadas por familias, con el consiguiente riesgo de intoxicación a personas con la sola manipulación de los cebos.

Por el SEPRONA, en colaboración con el Servicio de Agentes Medioambientales, se realizaron gestiones encaminadas al esclarecimiento de los hechos, dando como resultado la detención de E.A.M., de 60 años, uno de los arrendatarios del Coto de Caza, donde aparecieron los cebos, como presunto autor de un supuesto delito Relativo a la Protección de la Flora, Fauna y animales domésticos.

Para luchar contra este tipo de daños a animales, algunos de los cuales pueden estar incluidos como especie en peligro de extinción, la Guardia Civil agradece y solicita la colaboración ciudadana. En caso de descubrir algún animal muerto que pudiera haber sido víctima de envenenamiento es muy importante no tocarlo y ponerse inmediatamente en contacto con el SEPRONA de la Guardia Civil en el teléfono 062.