La reforma de ejes comerciales en San Blas, Moratalaz, Vallecas y Salamanca aportará 40.500 metros cuadrados peatonales

Gallardón: "Si la intervención pública siempre es conveniente, en tiempos de crisis es absolutamente necesaria"

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

La reforma de cuatro ejes comerciales en los distritos madrileños de San Blas, Moratalaz, Puente de Vallecas y Salamanca aportará 40.500 metros cuadrados reservados para el peatón nuevos, lo que supone un 41 por ciento de incremento de este tipo de superficie en las zonas afectadas.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, acompañado por los responsables de Economía y Empleo y Obras y Espacios Públicos, Miguel Ángel Villanueva y Paz González, respectivamente, así como por los concejales de los distritos afectados, presentó hoy los proyectos de reforma, que serán financiados con casi 9,5 millones de euros procedentes del Fondo Estatal de Inversión Local.

En concreto, se remodelarán 70.000 metros cuadrados de vía repartidos entre Jorge Juan (Salamanca), Peña Prieta y Monte Igueldo (Puente de Vallecas), San Cipriano y Condesa Vega del Pozo (Vicálvaro) y Moratalaz. En ellos se renovarán los viales, se suprimirán las barreras arquitectónicas y se modernizarán las redes de servicios y suministros. Además, se instalarán 243 nuevos puntos de alumbrado, 144 bancos, 1.270 bolardos y 243 árboles, y se mejorará la accesibilidad de más de 150 pasos de cebra.

Así, en Moratalaz se actuará sobre 16.623 metros cuadrados --9.839 metros de aceras y 6.784 de calzadas-- de Camino de Vinateros, Avenida de Moratalaz, Marroquina y Pico de los Artilleros, donde se instalarán 42 lucernarias, 39 bancos, 136 bolardos, 240 metros de vallas protectoras, 18 jardineras y 1.580 metros de red de riego, y se eliminarán 37 barreras arquitectónicas. Se invertirán 1,92 millones y las obras durarán seis meses desde abril.

Por su parte, en Puente de Vallecas se afectará a 15.100 metros cuadrados de actuación --8.960 de aceras y 6.130 de calzada-- y en ellos se colocarán 91 farolas, doce bancos, 889 bolardos, 128 árboles y 202 alcorques, y se rebajarán 62 pasos peatonales. La inversión será de casi 2,43 millones y las obras finalizarán en septiembre.

En Vicálvaro se trabajará sobre 23.892 metros cuadrados --12.805 de aceras y 11.087 de calzadas-- y se instalarán 64 lucernarias, 45 bancos, 45 papeleras, 127 bolardos, 264 metros de valla protectora, 20 árboles y 111 alcorques, además de rebajarse 38 pasos de cebra. La superficie peatonal aumentará, por tanto, un 43,5 por ciento. Además, se crearán 33 nuevas plazas de aparcamiento y 31 de carga y descarga. La inversión es de 2,33 millones y seis meses de plazo, por lo que las obras finalizarán en octubre.

Por último, en la calle Jorge Juan se intervendrá sobre 14.122 metros cuadrados --8.948 de aceras y 5.174 de calzadas--, con 46 lucernarias, 48 bancos, 53 papeleras, 118 bolardos, 24 orquillas aparcabicis, 95 árboles y catorce pasos de peatones rebajados. Se invertirán 2,75 millones y está previsto finalizar las obras en septiembre.

INVERSIÓN EN TIEMPOS DE CRISIS

Durante la presentación de estos proyectos, que se realizó en el distrito de Vicálvaro, el alcalde recordó que "si la intervención pública siempre es conveniente, en tiempos de crisis es absolutamente necesaria" y consideró que "la crisis no puede ser algo que los poderes públicos observen como espectadores, sino que hay que hacer medidas que incidan directamente en puntos críticos que está padeciendo la sociedad".

"El miedo más importante es el miedo al inmobilismo, esa actitud conservadora, no en lo político, sino en lo sociológico, de pensar que las cosas tienen que quedarse como están y que ante el temor o la molestia que siempre supone cualquier variación de la realidad, (nos lleva a) preferir no arriesgar. Pero lo que tenemos que hacer es precisamente lo contrario, incidir directamente en los aspectos de la ciudad que pueden ser más competitivos para los ciudadanos. Y los poderes públicos tenemos que dinamizar la actividad económica de la pequeña empresa, especialmente del comercio", insistió Gallardón.

Este mensaje de que "una de las medidas más eficaces para combatir la crisis es aumentar el atractivo urbano de la capital a través de la renovación del espacio público", que también "contribuye a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos" fue el eje central de todo su discurso.

De hecho, aún hizo más hincapié en la idea, expresando que actuaciones conjuntas como ésta van en el camino de "que ante esta crisis los poderes públicos no permanezcan de brazos cruzados". "Ahora es cuando tenemos que invertir para sacar del paro al máximo número de madrileños y para seguir construyendo ciudad", apostilló.

"Que nadie tenga miedo a una actuación que mejora la vida, ni que se piensen que cruzándonos de brazos garantizamos nuestro futuro o el de nuestros hijos. Nuestra obligación es seguir construyendo futuro para que, cuando la crisis sea superada por fin, Madrid tenga todas las condiciones para seguir liderando el crecimiento del país, y para que España se vuelva a poner en cotas que nunca debió perder en Europa", proclamó el primer edil.

Asimismo, insistió en pedir paciencia a los vecinos que sufran estos trabajos y que piensen en "el ejercicio profundo de solidaridad" al que están contribuyendo ya que "gracias a estas obras muchas familias no están en el paro". Por último, recordó que cuando los proyectos estén finalizados se habrán conseguido varios objetivos: fomentar el uso del espacio urbano por los vecinos, mejorar la sostenibilidad, accesibilidad y estética de estos entornos; situar al peatón como protagonista de la escena urbana, generar empleo y beneficiar al pequeño comercio.

PASEO POR VICÁLVARO

Antes de presentar las cuatro iniciativas, Gallardón realizó un recorrido por Vicálvaro, guiado por la concejala del distrito, Carmen Torralba, y acompañado por medio centenar de vecinos que lo siguieron durante todo el recorrido.

Así, el alcalde charló con algunos ciudadanos que le hacían llegar sus peticiones --"No nos peatonalice la calle, por favor"-- y que también le felicitaban por su gestión. Además, entró en varios comercios, a preguntar por su situación económica con la crisis y por la tradición de los negocios.

De hecho, en uno de ellos incluso ayudó a una vecina del distrito a elegir una colcha para su cama --"¿Cuál le gusta, alcalde?", "Ésta, la blanca con florecitas", "Anda, igual que a mi hermana, a mí me gusta más ésta"--. Y al acceder a una tienda de electrodomésticos con más de medio siglo de antigüedad, las prisas por saludar al propietario le jugaron una mala pasada y, sin ver el escalón de la entrada, tropezó y entró atropelladamente entre las risas de sus acompañantes y las suyas propias.

21 EJES REHABILITADOS

Paz González recordó que "el comercio y el espacio urbano se encesitan, dado que la competitividad de uno depende en gran medida de la calidad y atractivo del otro" y subrayó que la intención del Ejecutivo local no es "reinventar la ciudad" sino "actualizar lo que ya existe", algo que es "vital a la vista del crítico estado económico" actual.

Así, indicó que desde 2003, el Gobierno de Gallardón ha puesto en marcha la rehabilitación de 21 ejes comerciales. A los cuatro anunciados hoy se suman otros tres que serán finalizados este año --Bravo Murillo (Tetuán), General Ricardos (Carabanchel) y Fuencarral (Centro)-- y uno más que finalizará más tarde --Serrano (Salamanca)--.

Además, durante esta legislatura se han concluido cuatro reformas más --Amposta-Virgen de la Oliva (San Blas), Vinateros (Moratalaz), Narváez (Retiro) y Princesa (Moncloa-Aravaca), y en el pasado mandato se hicieron nueve más --Avenida de Moratalaz-Hacienda de Pavones (Moratalaz), Congosto (Villa de Vallecas), Boltaña (San Blas), Osa Mayor-Princesa (Moncloa-Aravaca), Los Collados (Ciudad Lineal), Orcasur (Usera), Pedro Laborde (Puente de Vallecas), Cava Baja-Montera-Arenal (Centro) y Fuencarral (Chamberí)--.