Los coches blancos vuelven a las carreteras


cochesblancos

cochesblancos

cochesblancos2

cochesblancos2

Primero fueron los grises y el plata, luego el negro y ahora el blanco. Tradicionalmente reservado para taxis, ambulancias y coches industriales, este color se ha convertido también en uno de los más demandados para los turismos, como lo demuestra su repentina reaparición en las calles y en la publicidad de las automotrices. Una tendencia que se lleva muy bien con la crisis, ya que el acabado en blanco suele ser más económico que la pintura metalizada y, aseguran los expertos, bastante más seguro.

"Es cierto que en la actualidad existe una tendencia importante a elegir los vehículos en blanco", confirman desde Seat, que ha escogido un modelo de este color para los anuncios de promoción del nuevo León como también han hecho otras marcas últimamente, entre ellas Lexus.

Entre los motivos, la automovilística española cita la "la influencia directa del diseño de los vehículos, que en los últimos tiempos ha evolucionado a líneas más tensas y complicadas", a las que el blanco aporta "una imagen más deportiva, más auténtica y de mayor pureza".

Desde Audi apuntan en el mismo sentido. Aseguran que el regreso a los coches blancos es "una tendencia" que se produce a raíz de "lo que transmite este color hoy en día, en que se vuelve a valorar la sencillez, sobriedad y elegancia, frente a la agresividad del rojo o negro, por poner dos ejemplos extremos".

Aunque la pintura nívea aún no alcanza los niveles de venta de los turismos acabados en otros colores más tradicionales y que llevan años de moda, como el plata o el negro, desde el año pasado registran una escalada llamativa, que se centra en los coches compactos pero tampoco deja indemnes a los todo terreno y a los de más alta gama.

En Toyota lo revelan sus estadísticas internas, que en lo que va de año sitúan al blanco como el sexto color escogido, luego de años de destierro, con un 5,6 por ciento, porcentaje que en todo 2006 apenas llegaba al 2,4 por ciento.

Los asistentes al Salón del Automóvil de Barcelona también han notado este año una presencia notable del color blanco entre los modelos expuestos. Como señala el autor del blog 8000vueltas.com, "aunque el blanco ya existiera, lo que está claro es que la concentración está en aumento".

De moda, pero también seguro y barato

Las ventajas de tener un coche blanco no se limitan a ir a la moda. Este color fresco y minimalista está considerado como uno de los más seguros, junto con el amarillo y otros tonos claros y llamativos, por su alta visibilidad en carretera. Esta cualidad contribuye a reducir el número de accidentes y ha llevado incluso a algunas compañías de seguros a considerarlo una variable a la baja en el precio de sus pólizas.

En tiempos de crisis, y siempre que se quiere reducir el gasto, hay otras razones que juegan a favor del blanco además del coste del seguro. Para la casi totalidad de las marcas, los coches de este color, así como los rojos, son más económicos por cuanto la pintura que utilizan es mate (aunque ya hay automotrices que están ofreciendo acabados con brillo y nacarados aprovechando el tirón) y no metalizada como el resto del espectro disponible.

El tema del color de los vehículos no es menor. Para gran mayor parte de los compradores es un punto decisivo en su elección y esto es tenido en cuenta, y estudiado en profundidad, por las marcas.

Fuentes de Audi explican que "las gamas de colores que se presentan para cada modelo responden a investigaciones de mercado en las que se averigua qué transmite cada color asociado al modelo, a nivel de valores y de imagen".