Adriá dice que el "gran reto" es conseguir que no se produzca "un cisma en la cocina española" para seguir en la élite

El cocinero catalán intervino en la clausura del III Congreso Internacional Navarra Gourmet-Vive las Verduras

PAMPLONA, 20 (EUROPA PRESS)

El cocinero catalán Ferrán Adriá afirmó hoy en Pamplona que el "gran reto" que tienen por delante "todos los que amamos la gastronomía", es intentar que no exista "ningún tipo de cisma en la cocina española", porque de lo contrario "dejaremos de estar en la élite" del mundo.

Adriá realizó estas afirmaciones en la clausura del III Congreso Internacional Navarra Gourmet-Vive las Verduras, que durante tres días ha reunido en Pamplona a más de 40 cocineros y expertos en el mundo de la gastronomía. Galardonado en la edición de 2007 con el premio Reyno de Navarra-Vive las Verduras, respondió a las preguntas y dudas del público presente en la Sala de Cámara de Baluarte, tras presentar en directo su receta 'Canapé de Miso y Espárrago'.

En su intervención final se refirió a la polémica que existe en España entre los defensores de la cocina de vanguardia y la tradicional y aseguró que el reto para que no se produzca finalmente un cisma "va a ser duro", pero hay que conseguirlo porque la ruptura, "sería lo peor". Para evitarla, apeló a la "generosidad, paciencia y equilibrio entre todos".

El cocinero catalán, nombrado recientemente 'chef del año' tras recibir el premio 'Augie' que anualmente entrega en Nueva York el Culinary Institute of America, sostuvo que actualmente la cocina española vive "un momento delicado" y está "amenazada", ya que "todo lo que está arriba puede bajar en cualquier momento", y en este gremio, añadió, "pasa como con el mundo del vino, donde también existen competencias entre países".

Aseguró que, a pesar de las equivocaciones de la cocina moderna "hay que apoyar el boom que está viviendo España y que tanto nos beneficia a todos, o si no, en diez años esto se acabará". En gran parte, debido a la "excesiva autocrítica" de nuestra cocina, según indicó.

Sobre el futuro de su restaurante El Bulli, Adriá aseguró que en los próximos años "no va a haber una revolución, porque ésta ya está hecha" y ahora "hay que definir la calidad de la creatividad". Además, aseguró que no piensa retirarse de la cocina profesional por el momento, aunque reconoció que se lo plantea "cada día". Sin embargo, subrayó, "mi equipo y yo aún nos apasionamos cocinando".

También señaló que la crisis económica afecta igualmente a la alta cocina, aunque destacó que no quería "frivolizar" sobre este asunto "porque la verdadera crisis es la que afecta a un matrimonio en paro y con dos hijos que no pueden llegar a final de mes". A partir de ahí, añadió, "todos los movimientos económicos suponen un cambio y éste lo va a ser", porque "no va a haber tantos restaurantes de súper élite".

Para el cocinero catalán, que aseguró que la gastronomía "no es ir a un restaurante a pasárselo bien", el futuro de la cocina española pasa por los jóvenes, que tienen "una gran formación" y de los que dijo sentirse "muy orgulloso" y por eso "hay que apoyarles a que arriesguen porque la cocina creativa es muy dura".

Por último, manifestó que no le gusta la calificación de 'mejores cocineros del mundo' "porque no existen", "prefiero", concluyó, "los más influyentes, porque este calificativo "es más medible y más agradable para todos".

Antes de su intervención, la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Begoña Sanzberro; y Pilar García-Granero, presidenta del Consejo Regulador de la D. O. Vinos de Navarra, criticaron la normativa europea que permitirá la mezcla de blancos y tintos para hacer rosados, y de blancos con tintos para hacer tintos, lo que aseguraron que "pone en peligro nuestro Rosado".