El chef malagueño Dani García y SSP se unen para ofrecer gastronomía elaborada como alta cocina en aeropuertos

MÁLAGA, 29 (EUROPA PRESS)

El chef malagueño Dani García y la multinacional Select Service Partner (SSP), especializada en cocina para aeropuertos y estaciones ferroviarias, se han unido para ofrecer gastronomía andaluza elaborada como alta cocina en aeródromos, siendo el de Málaga el punto de partida.

En este sentido, señaló a los periodistas que se han presentado al concurso público de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) de la nueva terminal malagueña y que esperan que se resuelva antes del verano.

Si se les adjudicara el citado servicio de restauración permitiría al chef malagueño "crecer no sólo nacional sino internacionalmente", ya que será el principio de otros proyectos con esta multinacional experta en comida para viajeros que está presente en 32 países, 142 aeropuertos y más de 300 estaciones de tren.

Una de las acciones que lleva a cabo esta empresa especializada es ponerse en contacto con los chefs de cada país, y en el caso de España han elegido a Dani García, que cuenta en Málaga con el gastrobar Lamoraga, que en su primer año de implantación en el centro de la capital, está teniendo buena acogida, según precisó él mismo.

"En Lamoraga hemos aprendido que la cocina tradicional andaluza y malagueña se pueden ofrecer con una calidad muy alta y con una excelente relación calidad-precio para poder ofrecerlo al gran público", manifestó García, al tiempo que añadió que está "muy ilusionado" con poder trasladar este restaurante a los aeropuertos, fundamentalmente al de su Málaga natal.

La multinacional espera trasladar Lamoraga a aeropuertos de Francia y de otros lugares aunque aún no está cerrado, según indicó la directora general de SSP en España, Blanca Ripoll, quien explicó que su empresa gestiona los puntos de restauración en régimen de franquicia, "garantizando siempre la calidad en los productos".

Para el chef, SSP les garantiza que "cuidarán" la marca Lamoraga y la calidad en sus productos y servicio. Este restaurante tenía la meta de "revitalizar el concepto de la gastronomía andaluza presentando los platos de forma innovadora", dotándolos de carácter artesanal, por lo que este "nuevo reto" es una forma de crecer, más aún cuando "no hay en ningún aeropuerto español ni un solo establecimiento que ofrezca gastronomía andaluza ejecutada como alta cocina", precisó García.

Para ello, se apoyan en una empresa "que lleva 20 años en aeropuertos turísticos, y que hace estudios para conocer qué demandan los pasajeros". "La última imagen que se llevan de un lugar es el aeropuerto y sus restaurantes", manifestó Ripoll, quien resaltó las posibilidades que encerrará la nueva terminal del aeropuerto malagueño, cuya apertura se prevé para el próximo año.