Francia reducirá el IVA en cafés y restaurantes en julio

PARÍS (Reuters) - El impuesto sobre el valor añadido en las cuentas de restaurantes y cafés se reducirá en Francia desde el 19,6 por ciento al 5,5 por ciento a partir del 1 de julio, informó el Gobierno el martes, después de que la industria prometiera más contratos y trasladar la reducción a los precios.

Durante siete años, los Gobiernos franceses han hecho campaña para reducir el impuesto sobre el valor añadido (IVA) en las comidas fuera de casa, argumentando que la tasa actual era demasiado punitiva en un país que se enorgullece de su herencia culinaria.

El presidente, Nicolas Sarkozy, finalmente obtuvo la luz verde de Bruselas el mes pasado para recortar el IVA como parte de un paquete de estímulo más amplio para afrontar la crisis económica mundial.

No obstante, la reducción tendrá un impacto considerable en las cuentas estatales francesas en un momento en el que el déficit presupuestario ya se está disparando, y el Gobierno sólo acordó introducir la medida tras negociaciones con los responsables del sector.

El secretario de Estado de Negocios, Herve Novelli, dijo el martes que los restaurantes y cafés habían acordado contratar a 40.000 trabajadores en los próximos dos años y reducir el precio de muchos artículos un 11,8 por ciento, incluyendo los menús de la comida y la taza de café.

"Mediante este acuerdo, están cumpliendo las expectativas de los consumidores y mostrando que son líderes empresariales responsables y no como la prensa a veces les retrata", dijo Novelli en un discurso a los representantes de la industria.

Los medios de comunicación franceses se han cuestionado si la reducción del precio se trasladará a los clientes y no estaba claro de manera inmediata cómo pretendía el Gobierno comprobar el cumplimento del acuerdo.

Novelli indicó que había 180.000 restaurantes y cafés en Francia y 80.000 tabernas, que dan empleo a 680.000 personas, una de las principales fuentes de trabajo del país.

La reducción del IVA coincide con el inicio de la temporada turística y Novelli dijo que el 42 por ciento de visitantes dijeron a los encuestadores que les atraía Francia debido a su cocina.

El ex presidente Jacques Chirac prometió en la campaña electoral de 2002 recortar el IVA de restaurantes y aunque fue elegido no pudo cumplir su palabra porque esa decisión tenía que contar con la aprobación de todos los estados miembros de la UE.

La vecina Alemania, en particular, se ha negó a apoyar la reducción. Temía salir perdiendo en el comercio transfronterizo frente a los restaurantes franceses y era reacia a igualar la propuesta por las consecuencias presupuestarias.

El acuerdo del mes pasado en Bruselas permitió a los países bajar el IVA en una amplia gama de servicios, como restaurantes, pero no se prevé que todos los países aprovechen este cambio.