"Mugaritz", un aniversario para que la alta cocina se ría de sí misma

  • San Sebastián, 19 feb (EFE).- Hace diez años Andoni Luis Aduriz abrió en Errenteria (Guipúzcoa) un restaurante, "Mugaritz", que acabaría por convertirse en uno de los mejores del mundo. Ahora celebra ese aniversario con un cómic, en el que comensales, críticos y cocineros se someten al trato irreverente del dibujante Álvarez Rabo.

"Mugaritz", un aniversario para que la alta cocina se ría de sí misma

"Mugaritz", un aniversario para que la alta cocina se ría de sí misma

San Sebastián, 19 feb (EFE).- Hace diez años Andoni Luis Aduriz abrió en Errenteria (Guipúzcoa) un restaurante, "Mugaritz", que acabaría por convertirse en uno de los mejores del mundo. Ahora celebra ese aniversario con un cómic, en el que comensales, críticos y cocineros se someten al trato irreverente del dibujante Álvarez Rabo.

"Los 'bajos' de la 'alta' cocina" es el título de este libro, que se presenta hoy en San Sebastián y que en la misma portada se define como "un ensayo crítico-patético" sobre el mundo de los grandes fogones.

Nada se resiste a la broma en estas historietas de Álvarez Rabo, de las que también son presa algunos de los nombres importantes de la gastronomía española, bautizados para la ocasión como Juan Mari Archak, el Panti Santalucía, el Martín Brasategui o la Carne Ruscapella.

Otro número uno, Ferrán Adriá, se encarga del prólogo de este libro y comenta que en 1993, cuando Luis Aduriz llegó a su restaurante, "El Bulli", para pasar dos años con su equipo, ya vio que "aquel cocinero vasco tenía duende".

Luis Aduriz pasó luego por las cocinas de Martín Berasategui y en 1998 empieza su carrera en solitario en "Mugaritz", un restaurante de "vida muy sacrificada", en palabras de Ferrán Adriá, que siete años después lucía ya su segunda estrella Michelín.

Precisamente, la llegada de los inspectores de la "Guía Pitilín" causa un revuelo impresionante en el restaurante que el cocinero vasco regenta en este hilarante volumen de historietas, 128 páginas por las que desfila hasta una pareja de extraterrestres que se queda sin probar bocado porque no consigue encontrar el lugar.

Una familia sí lo logra sirviéndose de un GPS, algo que a buen seguro le ha ocurrido en la vida real a más de uno, tras frustrados intentos recorriendo vericuetos y caminos de la zona rural de Errenteria, donde se ubica el local de Luis Aduriz.

También hace sonar las alarmas la llegada de un crítico gastronómico sin hambre para el que habrá que idear una receta en menos de diez minutos.

Álvarez Rabo ha creado también un "Tortur recet", un programa televisivo de recetas de cocina, o el concurso "Cocineros hasta en la sopa" para este libro aniversario, en el que sobre todo Andoni Luis Aduriz ha demostrado que sabe reirse de sí mismo.

El cocinero vasco ha elegido hoy un restaurante chino de la Parte Vieja donostiarra para presentar su cómic, que desde el "departamento de Relaciones Interpersonales" de Mugaritz definen como "el trabajo más ácido hecho sobre la alta cocina desde el principio de los tiempos", en el que "la autocrítica, la contradicción y el sentido del humor se dan la mano".

"Para nada ha sido un recorrido fácil" el de "Mugartiz", dice Ferrán Adriá, pero "esto es -asegura- lo que lo ha hecho fuerte, maduro y sobre todo real".