Aidima crea un banco para parques y jardines ecológico, más duradero y que no requiere mantenimiento

VALENCIA, 13 (EUROPA PRESS)

El Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines (Aidima) ha creado un nuevo banco de madera para exteriores, como parques y jardines caracterizado por una "extraordinaria" durabilidad, de "sencillo y atractivo" diseño, sin mantenimiento, ecológico y con gran facilidad para su montaje y desmontaje, informaron hoy fuentes de la entidad.

El producto --que se ha desarrollado íntegramente en la Comunitat Valenciana a través de un proyecto de investigación financiado por el Impiva y la Comisión Europea-- presenta la particularidad de que está compuesto por madera termotratada, lo que confiere al material una extraordinaria resistencia frente a los agentes bióticos (sobre todo hongos) y abióticos (radiación solar y fuego) y por tanto, una excelente durabilidad en su uso exterior, explicaron las mismas fuentes.

Entre las ventajas de este banco, en proceso de patente, destaca la reducción de costes, ya que no requiere mantenimiento y el futuro proceso de reutilización de componentes, o reciclaje final es realmente sencillo. Y es así porque el banco está formado por el armazón principal de madera en dos piezas longitudinales y dos soportes laterales de acero inoxidable (o bien hierro fundido) que le otorgan un atractivo diseño que cumple toda la seguridad que requieren las normas vigentes para mobiliario urbano, señalaron.

El procedimiento utilizado para que la madera adquiera las características de longevidad, estabilidad, y resistencia frente a los agentes descritos no requiere de tratamiento químico alguno. Permite afirmar de este modo que es un método "totalmente ecológico al tratarse de la combinación de choques térmicos controlados en un sistema de vacío, y cuya alternancia depende de la especie de madera que se trate", recalcaron desde la organización.

Esta "innovadora" técnica incide directamente en la modificación interna de la estructura celular y la composición química de la propia madera, adquiriendo un característico tono oscuro que le otorga también el calificativo de madera torrefactada, junto a los de madera termomodificada o termomadera.

El resultado final, apuntaron, es un producto de altas prestaciones que limita al máximo la inestabilidad dimensional de la madera, que deriva de su carácter higroscópico por absorción y eliminación de agua --dependiendo de las condiciones de humedad y temperatura--, y su carácter anisotrópico, es decir, de la disposición estructural de sus células que confieren a la madera las características mecánicas específicas de cada especie.

Este tratamiento mejora por tanto la madera para su uso en exterior protegiéndola además de ataques externos y dota al material de una nueva dimensión de investigación para el futuro.

El proyecto, desarrollado en colaboración con las empresas valencianas Vaimwood, Inlemar Construcciones Metálicas y Hermanos Arnal, ha valorado el uso de este nuevo material en distintos ámbitos, como los ya citados de exterior o uso público, pavimentos, revestimientos, puertas, ventanas, escaleras, mobiliario, y todas aquellas aplicaciones donde la madera ha tenido tradicionalmente un destino que ha ido perdiendo terreno frente a otros materiales no renovables ni sostenibles, como los plásticos entre otros.

COMUNIDAD "PIONERA"

Fuentes de Aidima destacaron que la Comunitat Valenciana está siendo "pionera en el desarrollo de esta tecnología como también en su implantación con el interés que ya han mostrado varias empresas del sector en la puesta en marcha de una planta de tratamiento con la innovadora técnica".

La investigación se centra ahora en la termomodificación para las principales especies de madera utilizadas en la Comunitat, a parte de las ya ensayadas, haya, fresno y roble, que han servido para la fabricación del este banco de exterior para uso público.