La primera universidad mexicana para ancianos impartirá informática y yoga

  • México, 7 abr (EFE).- Informática, derecho, idiomas y yoga son algunas de las materias incluidas en la primera universidad para ancianos de México, un innovador proyecto en el centro de la capital del país con el que las autoridades buscan responder al paulatino envejecimiento de la población.

La primera universidad mexicana para ancianos impartirá informática y yoga

La primera universidad mexicana para ancianos impartirá informática y yoga

México, 7 abr (EFE).- Informática, derecho, idiomas y yoga son algunas de las materias incluidas en la primera universidad para ancianos de México, un innovador proyecto en el centro de la capital del país con el que las autoridades buscan responder al paulatino envejecimiento de la población.

Aproximadamente el ocho por ciento de los mexicanos tiene más de 60 años, una proporción que en la delegación (distrito) Benito Juárez de la capital mexicana, donde se encuentra ese centro docente, asciende al 16 por ciento.

De estos últimos, el 50 por ciento logró terminar la educación primaria y sólo el tres por ciento hizo estudios de preparatoria, según el jefe de la delegación, Germán de la Garza, que considera a este grupo "un sector vulnerable".

A nivel nacional se estima que en 2010 uno de cada diez ciudadanos será mayor de 60 años y en 2050 uno de cada tres.

La construcción de la universidad, inaugurada hace dos semanas, ha tenido un costo de unos 25 millones de pesos (aproximadamente 1,84 millones de dólares).

"Es un edificio completamente amigable para las personas de la tercera edad", con rampas, ascensores y escaleras, indicó a Efe De la Garza.

Además, cuenta con consultorio médico, asesoría jurídica y psicológica, bibliotecas, un gimnasio cubierto y uno al aire libre, así como con una cafetería en la terraza.

El plan de estudios incluye matemáticas, inglés, francés, economía, finanzas, contabilidad e informática básica con Internet, entre otras, dijo.

También comprende literatura, historia universal y de México, historia del arte, filosofía, apreciación musical y derecho.

Habrá talleres de gimnasia cerebral, logoterapia, tanatología, museografía, lectura y redacción, composición literaria, pintura artística, nutrición alternativa, educación ambiental, diseño, cocina en microondas, derechos humanos y promoción de la salud.

En cultura física contará con clases de pilates, yoga, taichí y gyrokinesis, que combina estas dos últimas disciplinas con la danza y la gimnasia.

Los cursos especiales versarán sobre inteligencia emocional, psicología de la vejez, sexualidad en el adulto mayor, manejo del tiempo libre, liderazgo, autoestima, violencia intrafamiliar, depresión y "resentimiento al perdón", entre otros.

La universidad, que tiene una capacidad para dar clase a 1.200 alumnos al mismo tiempo y que comenzará a impartir lecciones el mes próximo, recibió el día de apertura 500 solicitudes y durante la primera semana más de 1.600.

Una de sus potenciales estudiantes, Sonia Martínez, de 65 años, dijo que quiere aprovechar mejor su tiempo libre aprendiendo inglés e historia universal.

"Nosotros tenemos algo más por hacer en la vida, no nada más estar en casa", afirmó en el lugar.

José López, de 63 años, se mostró interesado en el curso de derechos humanos, ya que "muy poca gente en México conoce cuáles son las obligaciones y los derechos que tienen".

Con sus estudios, López desea ayudar a sus semejantes a conocerlos.

"El verdadero cimiento de este edificio es la gratitud que debemos tener a las generaciones que nos dieron vida, que nos antecedieron, que se desvelaron por nosotros, que nos educaron, que nos dieron de comer, que nos cuidaron", sostuvo De la Garza.

El funcionario se lamentó de que en la actualidad los ancianos mexicanos permanezcan "arrinconados".

Por ello el nuevo centro educativo va a ofrecer cursos y seminarios para aprender a cuidar a gente de más de 60 años e incluso ha creado una innovadora "escuela para hijos".

Allí se enseñará lo que los adultos tienen que saber sobre los padres, abuelos, tíos, "para poderlos entender" y no olvidar que son "personas dignas, que tienen una mentalidad, unas necesidades y una forma de ser" específica de su edad.