Alrededor de 500 personas están en prisión en España por delitos contra el tráfico

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Alrededor de 500 personas están cumpliendo actualmente penas de prisión en España por delitos contra el tráfico, "la cifra más alta que ha habido en los últimos años", según anunció hoy el fiscal especial para Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, después de asistir a la inauguración de unas jornadas sobre educación vial organizadas por la Fundación Eduardo Barreiros y Educación Activa en Madrid.

Asimismo, Vargas señaló que el porcentaje de personas en prisión por delitos contra el tráfico es del 0,34 por ciento del total de la población reclusa, un porcentaje "minoritario" y "muy inferior al que hay en otros países", a pesar de que la cifra de condenados ha crecido a raíz de la entrada en vigor de la reforma del Código Penal en diciembre de 2007, subrayó.

En este sentido, indicó que la fiscalía solicita penas de prisión para delitos contra la seguridad vial "con mucha cautela, sólo para los casos más graves", e insistió en que el papel de la prisión es el de "reeducar" y que la prisión que ingresa "salga recuperada".

Sobre el caso de la mujer detenida ayer por la Ertzaintza tras circular ebria unos 30 kilómetros en sentido contrario por la N-1, el fiscal afirmó que ese tipo de conductas "crean una enorme sensación de riesgo en la población" y por lo tanto el Código Penal contempla penas de prisión de dos a cinco años.

Por su parte, el director general de Tráfico, Pere Navarro, resaltó durante la inauguración de las jornadas la importancia de "educar en valores" a los niños para que aprendan a "convivir y compartir" cuando finalmente se pongan al volante de un coche, ya que si no se tienen esos valores "al final es la selva y todos salen perdiendo".

Así, afirmó que la DGT está "muy cómoda" con que se haya introducido la seguridad vial en la asignatura de Educación para la Ciudadanía y afirmó que la función de la escuela es "educar en valores". En esta línea, afirmó que el carné por puntos también tiene una función "pedagógica", ya que es "un crédito de confianza" que la sociedad da al conductor.