General Ricardos quedará cortada al tráfico de bajada desde mañana por las obras de remodelación durante 3 meses

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Madrid cortará, a partir de mañana, al tráfico durante tres meses los carriles de bajada de la calle General Ricardos, en el distrito de Carabanchel, desde la calle Joaquín Martín hasta la glorieta de Marqués de Vadillo.

Los vehículos se desviarán desde la calle General Ricardos por las calles Salaberry-Jacinto Verdaguer-Antonio Leyva y glorieta Marques de Vadillo. La calle Jacinto Verdaguer contará con un carril dirección Joaquín Martín para dar servicio a los vecinos de la zona.

La circulación de vehículos de la calle General Ricardos dirección avenida de Oporto se mantendrá abierta con dos carriles de circulación.

Para evitar posibles retenciones, el Ayuntamiento recomienda la utilización del transporte público, especialmente del Metro, dado que las líneas de la EMT que tienen su recorrido por la calle General Ricardos se van a desviar, cambiando de ubicación sus paradas.

Además se podrán tomar los siguientes desvíos alternativos. Desde Carabanchel hacia el Centro, por la avenida de los Poblados-avenida Padre Piquer (Campamento)-Paseo de Extremadura- avenida de Portugal-plaza de España y por Vía Carpetana-paseo de la Ermita del Santo-(excepto los días de celebración de las Fiestas de San Isidro)- puente de San Isidro-paseo de Pontones-calle Santa Casilda-calle Toledo-glorieta Puerta Toledo.

Desde el Centro hacia Carabanchel, la calle General Ricardos en sentido avenida de Oporto se encuentra abierta al tráfico rodado.

La remodelación integral de la calle del General Ricardos, el eje comercial más importante del distrito de Carabanchel, permitirá reactivar la actividad productiva, ampliar el espacio peatonal y mejorar la accesibilidad y las condiciones ambientales y estéticas de la zona. Cuenta con una inversión cercana los 12 millones de euros y afecta al tramo comprendido entre la glorieta de Marqués de Vadillo y la calle Eugenia de Montijo.

Una de las iniciativas más novedosas de esta actuación es la construcción de una galería subterránea bajo la acera, conectada con los cajones de servicios en cada finca privada, lo que permitirá realizar las reparaciones de las posibles averías en los servicios (agua, electricidad, teléfono, etcétera sin necesidad de abrir zanjas.