La glorieta de Marqués de Vadillo será remodelada para mejorar la movilidad peatonal y del tráfico

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Madrid ha iniciado ya las obras de remodelación de la glorieta del Marqués de Vadillo, que concluirán a finales de año, con el objetivo de mejorar la movilidad y la calidad urbana de este ámbito que forma parte del proyecto de recuperación del Manzanares. Las obras tienen un presupuesto de 4,4 millones de euros y generarán 118 puestos de trabajo.

El objetivo es crear más espacio para los peatones, incrementar la movilidad para los vehículos y generar unos niveles de calidad urbana iguales a los que caracterizan todo el ámbito del proyecto Madrid Río, en el que está integrada.

La glorieta del Marqués de Vadillo está situada en la margen derecha del río Manzanares, al sur del puente de Toledo, en la confluencia de las calles de Antonio Leyva, Antonio López, General Ricardos y avenida de la Emperatriz Isabel. Es un importante nudo de comunicaciones para el tráfico procedente del distrito de Carabanchel, y enlaza además con los accesos a Calle 30.

En su actual configuración, las zonas de tránsito de peatones coexisten con zonas ajardinadas degradadas y con elementos heterogéneos de mobiliario urbano. La plaza presenta un considerable deterioro, que se deriva tanto del intenso tráfico que ha soportado durante años como por el propio paso del tiempo.

Para mejorar la movilidad rodada y peatonal e incrementar la calidad urbana de la glorieta y su entorno, el proyecto de remodelación se extiende a una superficie de 12.076 metros cuadrados, donde se llevará a cabo la renovación de pavimentos, aceras y bordillos, y la sustitución de todo el mobiliario urbano, la señalización y el alumbrado.

La parte central, que ahora tiene forma de elipse y está ocupada por una fuente, se sustituirá por una rotonda circular ajardinada de menores dimensiones, que dará mayor amplitud al entorno de la glorieta y facilitará el tráfico de vehículos, quedando además centrada respecto al puente de Toledo.

El proyecto mejorará la accesibilidad peatonal, creará zonas más amplias e iluminadas (con 81 nuevas luminarias) de tránsito, y cómodas áreas estanciales, donde se ubicarán 44 bancos. Para la pavimentación se utilizará adoquín y bordillos de granito, que mejorarán la imagen y calidad de las zonas peatonales. También se plantará nuevo arbolado, de las variedades Populus alba (álamos) y Populus nigra (álamos negros).

La remodelación dotará a este importante espacio urbano, antesala sur del monumental e histórico Puente de Toledo, con un diseño, materiales y mobiliario de elevada calidad, iguales a los que se están utilizando en el resto de las actuaciones del proyecto Madrid Río, en el que la glorieta está integrada. Precisamente por ello, el equipo redactor de ambos proyectos es el mismo, dirigido por Ginés Garrido y Fernando Porras.