Cuba no está "sentada esperando" ni está "encantada" ante la posible "avalancha de turistas fáciles" de EEUU

LA HABANA, 7 (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Leyre Guijo)

El Gobierno cubano no va a quedarse "sentado" a esperar la llegada de una "avalancha de turistas fáciles" procedentes de Estados Unidos después de que el presidente Barack Obama levantara las restricciones para viajar a la isla a los cubanoamericanos ni tampoco está "encantado" con esta posibilidad, sino que trabaja para mejorar su sector turístico de cara "a todo el mundo".

Este fue el mensaje claro y contundente que transmitió el ministro de Turismo cubano, Manuel Marrero, en un breve encuentro con periodistas españoles al término de la Feria Internacional de Turismo de Cuba, FITCuba, que se clausuró anoche en La Habana y que por primera vez en sus 29 años de historia estará abierta desde hoy y hasta el sábado para el público en general.

El titular de Turismo recordó que fue Estados Unidos quien decidió romper las relaciones diplomáticas con Cuba en 1961, lo que supuso la "desaparición del turismo americano, que era el 90% del turismo". Así las cosas, el Gobierno cubano se centró primero en desarrollar el mercado nacional y luego puso sus ojos en el mercado internacional, empezando por Europa, pero también con Canadá y América Latina, y dirigiéndose en definitiva "a todo el mundo, incluyendo a Estados Unidos".

"Lo que pasa es que nunca se permitió que los ciudadanos norteamericanos viajaran libremente a nuestro país", aseveró. Por ello, ante la decisión de Obama de autorizar a los cubanoamericanos a que viajen al país caribeño cuando así lo deseen, Marrero afirmó tajante que "no estamos sentados esperando una avalancha de turistas fáciles ni estamos encantados con ello".

CUBA SIGUE TRABAJANDO

"Nosotros seguimos trabajando con todos los mercados tradicionales, a los cuales nunca les daremos la espalda, (junto) a los amigos que en los momentos difíciles siempre nos tendieron su mano", puntualizó, asegurando que el Gobierno cubano se ha fijado una estrategia para desarrollar el turismo "para todos los turistas del mundo, para todos los mercados, no para ningún mercado específico".

En la misma línea se pronunció también el historiador de La Habana y miembro de la Asamblea cubana, Eusebio Leal, quien aseguró que Cuba "no ha notado la ausencia" de los turistas estadounidenses "porque vienen personas de todas las partes del mundo", si bien en su caso sí dijo que está "encantados si las leyes de su país permiten" visitar Cuba.

En opinión de Leal, máximo responsable de la importante restauración de los edificios y monumentos de Ciudad Vieja de La Habana, se trata en realidad "de un discurso político, de ideas, pero no de una siembra de odios entre pueblos". En este sentido, y tras recordar que no es Cuba quien "bloquea" ni "aisla", se mostró convencido de que la isla es el "país más seguro del mundo" para los estadounidenses puesto que "no se queman banderas ni hay secuestros de americanos".

Previamente, durante una conferencia magistral que pronunció en FITCuba, Leal había hecho hincapié en que cuando los estadounidenses visiten Cuba, y en concreto La Habana, "tendran mucho que ver" en ella porque en "gran medida es su propia historia". "Cuando cese la disputa, que ha de cesar, y venga la paz sobre la base de la justicia, entonces dialogaremos de las cosas buenas y no de las que no lo son", zanjó.