El sevillano parque del Alamillo homenajea a Don Quijote en el 25 aniversario de la Casa de Castilla-La Mancha

SEVILLA, 18 (EUROPA PRESS)

El Parque del Alamillo de Sevilla cuenta desde hoy con un monumento a Don Quijote, una estatua elaborada en Talavera de la Reina (Toledo) por los Talleres Manos Artesanas y que formó parte de una Exposición Itinerante de Figuras de este personaje celebrada en 2005, coincidiendo con el IV centenario de la primera edición de la obra universal de Miguel de Cervantes.

Según informó en un comunicado la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, el monumento fue inaugurado por la consejera de Industria, Energía y Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, Paula Fernández, y por el secretario general técnico de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio, Lucrecio Fernández, en un acto organizado por la Casa de Castilla-La Mancha en Sevilla con motivo de su 25 aniversario.

El evento contó además con el patrocinio de dos Administraciones públicas, como son la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El monumento, ahora cedido al Parque por la Junta de Castilla-La Mancha, ya se mostró en Sevilla hace cuatro años, en el marco de esta exposición itinerante. Sus autores forman parte de un taller dirigido por la ceramista Virginia Gutiérrez y compuesto por personas con discapacidad.

Se trata de una figura policromada de Don Quijote de 2,10 metros de altura, que muestra al personaje con una lanza en la mano izquierda y un libro abierto en la derecha y que ha sido construida en fibra de vidrio y poliéster con polvo de granito. La estatua, a su vez, se levanta sobre un pedestal de granito extremeño de 1,40 metros de altura.

La cesión del monumento ha sido gestionada por la Casa de Castilla-La Mancha en Sevilla, que también ha organizado el acto de hoy, que ha contado con una actuación de la Asociación de Coros y Danzas Nuestra Señora del Prado de Ciudad Real.

La estatua de Don Quijote se sitúa en pleno centro del Parque del Alamillo, en la zona conocida como los Jardines de los Pueblos de España porque ahí se sitúan también los monumentos que otras comunidades autónomas han cedido al recinto.

La Casa de Castilla-La Mancha en Sevilla, con 325 socios, persigue conservar y transmitir el legado cultural y tradiciones de esta comunidad autónoma.