Las "buenas previsiones" turísticas de Cantabria para Semana Santa, supeditadas a que haga buen tiempo

SANTANDER, 7 (EUROPA PRESS)

El tiempo, en concreto la presencia o no de la lluvia en Cantabria, será el que determine en último extremo si finalmente se cumplen las "buenas previsiones" turísticas que existen para las vacaciones de Semana Santa, que para "hacerse reales" están supeditadas a la "bondad climatológica".

Así lo ha señalado hoy el consejero de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Javier López Marcano, quien ha dicho que "las previsiones eran buenas antes de saber que iba a llover el viernes y el sábado", pero pese a ello espera que la afluencia de visitantes a la comunidad sea "razonablemente buena".

En este sentido, indicó que la llegada de turistas ya se está dejando notar estos días en Cantabria, dado que en otras comunidades autónomas las vacaciones de Semana Santa, en el caso de colegios y universidades, son esta semana y no la próxima como ocurre en nuestra región.

Así, destacó que la temporada de esquí sigue en la estación de Alto Campoo, donde anoche cayeron 7 centímetros de nieve, y que ayer registró "varios centenares" de visitantes, en su inmensa mayoría de fuera de Cantabria.

Todos estos datos demuestran, según López Marcano, que de no aparecer la lluvia los datos turísticos de Semana Santa serían "buenos", pero dado que en los últimos años las reservas hoteleras ya no se hacen con antelación, sino a "última hora", el tiempo será determinante para que se mantengan las ya existentes o se hagan otras nuevas.

Por tanto, el consejero de Turismo, que dijo no tener de momento datos sobre la ocupación prevista, confió en que el tiempo "nos respete" para que el sector turístico obtenga los resultados que espera y para los que "trabaja mucho".

Unos datos que ayudarían además a cumplir el objetivo de alcanzar el millón de pasajeros en el aeropuerto de Parayas, donde el año pasado se superaron los 800.000.

Según López Marcano, el tiempo es el "principal adversario" para el turismo en Cantabria, donde el año pasado, se registraron 305 días de lluvia, siendo noviembre el mes más pluvioso, con 28 días.

El consejero hizo estas declaraciones en una rueda de prensa en la que presentó una nueva edición del festival 'Tierradura Flok'.