Pamplona aplicará en sus calles un repelente de orines para evitar olores y suciedad en San Fermín 2016


  • Lo que consigue el repelente es que la orina rebote en la fachada y manche los pantalones y el calzado de quien micciona en la vía pública.

  • Se aplicará en plaza de los Burgos, porches de la plaza del Castillo, bajada de Javier, Espoz y Mina y en otros puntos.

Acabar con la orina en las calles. Este es uno de los propósitos del Ayuntamiento de Pamplona para los Sanfermines 2016. Para ello, ha aplicado en varias calles un repelente para orina en varios puntos de la ciudad para "evitar los olores y la suciedad que se acumulan en estas por estas conductas incívicas"

En concreto, se ha aplicado en lugares como la plaza de los Burgos, los porches de la plaza del Castillo, en la travesía Espoz y Mina con Duque de Ahumada, en la bajada de Javier y en otros puntos todavía por determinar, en una superficie de unos 500 metros cuadrados, según ha informado el Ayuntamiento de Pamplona.

Lo que consigue el repelente, según el Consistorio pamplonés, es que la orina rebote en la fachada y manche los pantalones y el calzado de quien micciona en la vía pública. El efecto se produce debido a la reacción que el producto genera en los poros del sustrato mineral donde se aplica. En él se forman unos compuestos invisibles interfaciales que impiden que la pared se impregne con la orina y rebote. El producto, CK-Splash Back, de reciente creación, ya se ha probado con éxito en Vitoria, Miranda de Ebro, San Sebastián, Hernani o Santander, ha destacado el Ayuntamiento, que ha indicado que son necesarias para su aplicación y efectos temperaturas superiores a los 10 grados.

El Ayuntamiento estima que los orines en San Fermín le cuestan a la ciudad unos 10.000 euros en gastos de limpieza y desinfección, además de la mala imagen que crea de la ciudad. Aunque repeler la orina es su principal función, el producto provoca que las superϢcies

El año pasado solo en San Fermín se multó a 76 personas. Durante todo 2015 esa cifra ascendió hasta las 614. La sanción económica por orinar en la vía pública es de 300 euros, que se reducen a la mitad, a 150, en caso de pronto pago.