COCODRILOS Y DELFINES EVOLUCIONARON CON CRÁNEOS SIMILARES PARA CAPTURAR LAS MISMAS PRESAS

MADRID|
Los cetáceos dentados como los delfines y los cocodrilos tienen cráneos similares porque se alimentan de presas similares, a pesar de que la evolución les separó hace alrededor de 300 millones de años.Así lo afirma un equipo de seis biólogos de las universidades de Monash y de Newcastle (Australia) en un estudio publicado en la revista ‘Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences’, que desacredita la idea antigua que asocia los cráneos similares de cetáceos dentados como los delfines y las orcas, y cocodrilos y caimanes con que habitan en ríos o mares poco profundos.Los delfines y los cocodrilos viven en ríos y océanos, pero cada especie evolucionó a partir de animales terrestres. Matthew McCurry, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Monash, afirma que la “semejanza notable” de los cráneos de estos animales está relacionada por “lo que comen en lugar de dónde viven”.Anteriormente no se había hecho ningún estudio riguroso para demostrar por qué son similares las formas de la cabeza de delfiles y de cocodrilos.Tener un hocico largo y delgado debe tener grandes ventajas cuando se trata de capturar peces pequeños, tanto para cocodrilos como para delfines. "Lo que es realmente importante en este estudio es que nos ayudará a predecir la dieta de mamíferos y reptiles acuáticos extintos sólo con la forma de sus cráneos", apunta McCurry.Los autores utilizaron la tomografía computarizada de rayos X y el láser para capturar digitalmente los cráneos de especímenes de museos de todo el mundo. Una vez digitalizados, examinaron en detalle la forma de los cráneos sin tenerlos en un único lugar. Con sofisticadas técnicas matemáticas para analizar la forma 3D, los investigadores pudieron mostrar cómo la dieta, el hábitat y el tamaño de las presas se correlacionaron con la forma del cráneo."Los cocodrilos y los delfines nos parecen muy diferentes, pero nuestro estudio muestra que muchos de ellos son realmente muy similares y esto es realmente así hasta cómo cogen su comida", subaya Alistair Evans, profesor de la Facultad de Ciencias Biolóticas de la Universidad de Monash.