La Princesa Letizia apela a la responsabilidad de todos para que los mayores sigan sintiendo que cuenten

Doña Letizia clausuró esta tarde en Pamplona el II Congreso Internacional sobre Dependencia y Calidad de Vida

PAMPLONA, 13 (EUROPA PRESS)

La Princesa de Asturias, Letizia Ortiz, destacó hoy en Pamplona que "todos somos responsables de que las personas mayores sigan sintiendo que cuentan y que contamos con ellos", ya que "si conseguimos que los ciudadanos mayores tengan la mejor calidad de vida, ganamos todos".

Doña Letizia clausuró esta tarde el II Congreso Internacional sobre Dependencia y Calidad de Vida, que se desarrolla desde el pasado 11 de mayo en el Baluarte, organizado por la Fundación Edad&Vida, en colaboración con el Gobierno de Navarra, el Ministerio de Sanidad y Política Social, y el Imserso.

A lo largo de tres días más de 600 expertos nacionales e internacionales han reflexionado en torno a aspectos ligados a la calidad de vida de las personas mayores, en el marco de la revisión de la Ley de Promoción de la autonomía personal y atención a la dependencia.

La Princesa de Asturias llegó a la plaza del Baluarte de la capital navarra hacia las 17 horas, donde fue recibida por la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez; el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz; la presidenta del Parlamento de Navarra, Elena Torres; la delegada del Gobierno de Navarra, Elma Sáiz; la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, y el presidente de la Fundación Edad y Vida, Higinio Raventós. El joven Iñaki Lahortiga, trabajador en la Agencia Navarra para la Dependencia, fue el encargado de entregar a la Princesa un ramo de flores.

Doña Letizia, tras recibir el saludo de otras autoridades, accedió al edificio en compañía de miembros del Ejecutivo foral y responsables del congreso, con los que visitó los distintos stands de instituciones y empresas instalados en el hall con motivo del evento.

En su intervención, la Princesa de Asturias señaló que acudir a la Comunidad foral es "volver a casa" y agradeció la "cariñosa bienvenida" que ha recibido a su llegada a la capital navarra.

A lo largo de su discurso, Doña Letizia destacó la "importancia" de mejorar la calidad de vida de los mayores porque "les debemos su tiempo y su trabajo". "Hoy vivimos más que antes, una obviedad que nos exige estar a la altura de quienes han entregado a la sociedad su tiempo y su trabajo, y que aún lo siguen haciendo", recalcó.

Por este motivo, consideró que "estamos en deuda" con las personas de mayor edad y aseguró que "si conseguimos que los ciudadanos mayores tengan la mejor calidad de vida, ganamos todos". En su opinión, "ellos también son motores de nuestra comunidad" y puso de relieve que "todos somos responsables de que las personas mayores sigan sintiendo que cuentan y que contamos con ellos, tanto las familias, como las administraciones públicas, la iniciativa privada y en general todos los que formamos parte de la sociedad".

INTERVENCIONES

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, por su parte, hizo hincapié en el "importante" papel de la ley de Dependencia que "garantiza el derecho de asegurar el bienestar y la atención de las personas mayores", y apostó por integrar la atención social y sanitaria en un ámbito común que permitirá "mejorar la planificación y ayudar a promover más servicios y de mayor calidad".

En este sentido, puso de relieve el "importante" papel de la atención a la dependencia en la economía, ya que, según manifestó, desde la creación de la ley se han creado 150.000 nuevos puestos de trabajo que "convierten a este sector en uno de los que presenta un mayor crecimiento sostenible".

Para la ministra, el trabajo realizado hasta el momento en esta materia "aún no es suficiente", por lo que reclamó la colaboración de "todas" las Comunidades Autónomas para "seguir trabajando con el esfuerzo compartido entre Estados y Autonomías, aún más en un momento de crisis como el actual que hace más necesaria la atención a las personas más desfavorecidas".

En esta línea, el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, defendió el consenso institucional entre las principales fuerzas políticas para llevar a cabo las acciones necesarias para poder atender las necesidades de las personas con dependencia, y aseguró que la Comunidad foral "lidera en España las tasas de oferta de servicios, tanto para las personas mayores con dependencia como para el envejecimiento activo".

En su opinión, el apoyo "decidido" al sector de los servicios sociales constituye un elemento "importante" para "generar riqueza y empleo, y en consecuencia, un medio notable para mejorar la situación económica y social de nuestro país".

Asimismo, la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, indicó que "la piedra angular" de los servicios que se prestan a las personas mayores dependientes debe ser "la calidad" de los mismos, y subrayó que el Ayuntamiento pamplonés es "líder" en el servicio de atención a domicilio, al atender a más de 2.000 personas.

Al acto de clausura del congreso asistieron unas mil personas, entre participantes, autoridades de Navarra, representantes de entidades sociales e invitados. Entre los asistentes se encontraban, entre otros, el consejero de Economía y Hacienda, Álvaro Miranda; la consejera de Asuntos Sociales, Familia, Juventud y Deporte, Maribel García Malo; la consejera de Sanidad, María Kutz y el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Álvaro Miranda. Además, también se encontraban el secretario general del PSN, Roberto Jiménez, y el parlamentario de CDN, Juan Cruz Allí, entre otros representantes del arco parlamentario.

PRINCIPALES CONCLUSIONES

El presidente de la Fundación Edad&Vida, Higinio Raventós, expuso durante su intervención las principales conclusiones del congreso, entre las que destacó la "necesidad" de profesionalizar la atención a la dependencia, así como la "importancia" de la prevención para el mantenimiento de la autonomía personal y el retraso de la situación de dependencia.

Según dijo, la implantación de la ley de Dependencia "está siendo más lenta de lo previsto, con ritmos de avance desiguales y criterios no homogéneos entre las diferentes Comunidades Autónomas", una situación que, a su juicio, "no favorece el principio de igualdad y la garantía de calidad".

Para el presidente de la Fundación el futuro de la ley pasa "por garantizar un marco claro y estable de recursos y servicios para la atención a la dependencia, que defina la colaboración entre el sector público y privado para promover la inversión", y recalcó que es "necesario" establecer criterios de copago "claros" que "permitan desarrollar una oferta privada de cobertura de la dependencia a través de productos financieros y aseguradores".

"La creación de un modelo sociosanitario y la definición de un marco de colaboración entre el sector público y privado que ayude a profesionalizar los servicios y dotarles de mayor calidad, además de establecer criterios comunes de aplicación entre las diferentes Comunidades Autónomas son algunos de los retos que debemos afrontar en el futuro", aseguró.