Brad Pitt quiere casarse con Angelina para estabilizar su relación

MADRID (EUROPA PRESS, por Esther Sanz)

Eran la pareja perfecta de Hollywood hasta que el trabajo se interpuso en su camino. Angelina Jolie y Brad Pitt apenas se ven en los últimos meses, ya que la actriz está rodando en Nueva York su última película y el intérprete viaja continuamente a Nueva Orleans para colaborar en actividades benéficas. Los dos mantienen algunos encuentros en el hotel en el que se hospeda Angelina, pero eso no es suficiente para Brad, que siente que su relación es un desbarajuste. El protagonista de 'El curioso caso de Benjamin Button' está preocupado por que sus hijos tengan que repartirse a veces entre él y su novia, una situación que no quiere que se convierta en cotidiana para ellos. Además, el hecho de que sus hijos adoptivos tengan los apellidos de Angelina ha hecho plantearse al actor qué ocurriría con ellos en caso de que a ella le pasara algo. Todo esto ha provocado que Brad se replantee su noviazgo y le haya dado un ultimátum a su chica: "O hay boda o se acabó". Según han declarado amigos del intérprete a 'OK!', Brad cree que el matrimonio es la única solución para estabilizar su relación y quiere descubrir si Angelina está dispuesta a entregarse completamente a él. Esperemos que la bella actriz dé el 'sí, quiero'.

Más estabilidad tiene en estos momentos en su vida Giselle Bunchen, quien asegura sentirse 100 por cien madre de su hijastro. Sin embargo, la situación no fue tan idílica para la 'top' brasileña al principio de su relación con el deportista Tom Brady, con quien contrajo matrimonio en febrero. El 'quarterback' de los England Patriots se enteró de que su ex mujer estaba embarazada justo cuando conoció a Giselle, que confiesa haberse sentido en shock. Pero la modelo afrontó la situación y actualmente asegura que su hijastro es "una bendición" y le define como "un ángel" y "el bebé más bonito y dulce del mundo". Además, afirma que esta situación le ha hecho darse cuenta del "buen corazón" de su esposo, del que se ha enamorado todavía más al descubrir su faceta de padre. La muestra es que la pareja se 'recasa' este fin de semana en Costa Rica en compañía de sus familiares y amigos, tras la ceremonia secreta con la que sellaron su amor hace dos meses.

Un secreto a voces son los intentos de Madonna de adoptar a una niña en Malaui. Si hace unos días se publicaba que el gobierno del país había prohibido la adopción a la 'reina del pop', ahora los medios de comunicación señalan que son los tíos de la pequeña, Mercy James, de cuatro años, quienes están en contra del proceso. Los tíos se han hecho cargo de la pequeña desde que su madre murió a los 18 años, y tienen miedo de no volver a verla después de que se la lleve Madonna, a quien ni siquiera conocían. De acuerdo con el 'Daily Mail', la familia sólo cuenta con la palabra de la "mujer blanca" de que Mercy volverá a su país natal una vez haya completado su educación. A la espera de tomar una decisión, la familia acudirá a una vista oral con el juez en los próximos días. Por su parte, Madonna está dispuesta a continuar con la adopción a pesar de los obstáculos que se le están presentando en el camino, que quizás consiga allanar invirtiendo económicamente en la construcción de una nueva escuela en el país. Además, la artista aprovechará esta visita a Malaui para visitar al padre de su hijo David, con quien en su día se comprometió a mantener el contacto.

Otra artista solidaria es Keira Knightley, quien ha colaborado con la asociación británica Women's Aid en un anuncio contra la violencia de género. Junto a la actriz de 'Expiación', que se prestó voluntariamente para la iniciativa, aparece también el director de esta película, Joe Wright. "Aunque la violencia doméstica existe en todos los estratos de nuestra sociedad, nosotros rara vez oímos hablar de ella. La violencia doméstica afecta a una de cada cuatro mujeres en algún momento de su vida y mata a dos mujeres cada semana", señala Keira en el 'spot', el cual, desvela 'People', podría estrenarse en cines el 6 de abril. En él, Keira llega a casa tras un largo día de rodaje e inicia una discusión con su pareja porque éste cree que tiene un 'affair' con un compañero de reparto. Él la golpea y ella comienza a pedir que se detenga la escena, momento en el que la cámara se aleja y muestra el mensaje "¿No es el momento de que alguien diga corten?".

En la crónica rosa de nuestro país, la confirmación de la ruptura de Rosario Mohedano y el sobrino de María del Monte ha sido eclipsada por la exclusiva de Julián Muñoz en '¡Hola!'. El ex alcalde de Marbella habla por primera vez de su relación con Isabel Pantoja, contestando así a las declaraciones que la tonadillera hizo hace un mes en la popular revista. En la entrevista, Julián afirma que Isabel no le ha comunicado en persona su ruptura y deja ver su decepción por la actitud de su ex novia. "Estoy muy sorprendido de cómo es. Sé que estuvo enamorada de mí. Mientras estuve en la cárcel me llamaba todos los días pero ahora me tiene despistado. He conocido a una mujer maravillosa, que me ha hecho feliz, pero eso ahora no me importa", señala el ex edil, quien añade que ahora duda si su dinero y su poder fueron un atractivo para Isabel. Además, dice que no sabe a qué se refiere Isabel cuando declaró que le engañó. En este sentido, admite haber cometido alguna "tontería" pero comenta que nunca le ha sido infiel, si se entiende por infidelidad mantener una relación con otra persona. Asimismo, Julián se muestra convencido de que los amigos de Isabel han influido en ella desde su detención e ingreso en prisión. Finalmente, el ex político pide a Isabel Pantoja que hablen de su situación como adultos. Un culebrón entre Julián y la cantante que seguramente deparará más episodios en las revistas.