Brad Pitt y Angelina Jolie de la mano en Cannes

CANNES, 20 (EUROPA PRESS)

Su desfile por la alfombra roja era el más esperado y lo hicieron juntos y de la mano. Brad Pitt y Angelina Jolie intentaron acallar todos rumores apareciendo radiantes en el Festival de Cannes.

Quentin Tarantino presentó el miércoles por la noche su última película: 'Inglorious Bastards', protagonizada por Brad Pitt. En la cena de gala de la noche del martes, organizada para los actores y técnicos del filme, se pudo ver a Angelina y Brad, pero nadie sabía realmente si habían llegado juntos como pareja, o por separado. Esta vez no cabe duda, los Brangelina aparecieron en el estreno de la mano, como una pareja de ensueño.

Después de la rueda de prensa que había dado Pitt el miércoles por la mañana para promocionar la película de Tarantino, en la que no estuvo presente su novia, todos los medios estaban pendientes de si el actor aparecería por la tarde en el estreno solo o acompañado.

Una vez llegado el gran momento, el actor hizo su entrada subiendo las escaleras cogido de la mano de su novia. Jolie y Pitt, que no habían sido fotografiados juntos desde el pasado mes de febrero, atravesaron la alfombra roja sonrientes en la 'premiere' de 'Inglorious Bastards', una sombría historia de venganza contra los nazis abientada en la Segunda Guerra Mundial.

La bella estrella hollywoodiense escogió para hacer su aparición por la alfombra roja de Cannes un vestido largo de Versace color carne, con atrevidas trasparencias que dejaban entrever sus tatuajes y escultural figura, espalda escotada, y una apertura lateral del traje, dejaba su pierna derecha al descubierto. Una elegante Angelina que, una vez más, mostró su lado más sexy.

Por su parte, el actor estadounidense --que el día de la cena de gala eligió un traje informal y desenfadado-- optó por un elegante smoking negro, pajarita del mismo color y camisa blanca. Una clásica elección que nunca falla para este tipo de eventos.

ELLA, EN SEGUNDO PLANO

La pareja posó ante los fotógrafos 'sin rechistar', y no dudó en abrazarse y darse muestras de cariño delante de las cámaras. Sin embargo, Angelina prefirió mostrarse ciertamente discreta y recatada porque en esta ocasión la estrella era su marido y no tenía intención de quitarle protagonismo.

A pesar de ello, todos los presentes estaban encantados de esta sorprendente y tan esperada aparición, y de poder por fin verles juntos. De hecho, el equipo del filme recibió no sólo aplausos, sino que fue la ovación más larga y sentida desde el comienzo del Festival francés.